Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Izquierda Unida da el paso clave hacia el pacto con Podemos

Alberto Garzón anuncia su intención de presentarse a las primarias de Ahora en Común

Alberto Garzón, durante su intervención en la Presidencia Federal de IU.

El candidato de IU a la presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, anunció ayer en la Presidencia Federal del partido su intención de presentarse a las primarias de la plataforma Ahora en Común, una iniciativa asamblearia nacida el pasado mes de julio para buscar una candidatura de “confluencia” para las generales que incluya a Podemos. El movimiento de Garzón, que fue refrendado por el 78% de la dirección de IU, facilita una posible alianza electoral con el partido de Iglesias, que puso como condición que no haría una “sopa de siglas”.

IU aguardaba con expectación el devenir de la primera asamblea estatal de Ahora en Común, celebrada el pasado sábado en Madrid y a la que acudieron en torno a un millar de personas, entre activistas de movimientos sociales, del 15-M, militantes de IU, de Equo y simpatizantes de Podemos. La suerte sonrió a la castigada federación de izquierdas, a quien Podemos ha venido a robar su espacio político, y la plataforma asamblearia logró un consenso fundamental para su desarrollo: acordó que celebrará primarias para elegir a sus candidatos a principios de octubre. La decisión de Ahora en Común ha servido a IU para poder llevar adelante a través de esta plataforma su proyecto de “unidad popular” de las fuerzas “rupturistas” para presentarse de forma conjunta a las generales, y salvar así los mayores obstáculos para pactar con Podemos.

“Si ese proceso [las primarias de Ahora en Común] finalmente se pone en marcha, nuestro candidato, yo mismo, me presentaré a esas primarias representando a nuestra fuerza, IU”, aseguró ayer Alberto Garzón ante la dirección del partido, reunida en la Presidencia Federal. La cautela de Garzón se debe a que las asambleas territoriales de Ahora en Común tienen todavía que refrendar la decisión de celebrar las primarias. La plataforma funciona de forma asamblearia, muy al estilo del 15-M, y se encuentra aún en una fase organizativa embrionaria. No podía augurarse antes de la asamblea del sábado, por tanto, que lograría dar pasos adelante. Pero los dio.

El candidato de IU pidió ayer en su informe ante la dirección del partido “diálogo fluido” al resto de fuerzas “con actitudes cordiales y respetuosas que contribuyan a llegar a acuerdos electorales”. Su resolución llama a las federaciones de IU a que “participen en iniciativas de confluencia como Ahora en Común u otras para conformar candidaturas unitarias”. Garzón garantizó que todos esos procesos de formación de candidaturas serán “abiertos, con primarias”, y que cualquier acuerdo que se alcance será “consultado a las bases de IU”.

La federación de izquierdas anunció su apuesta por esa estrategia de confluencia el pasado mes de junio. El partido de Pablo Iglesias reaccionó airado a esa oferta descartando llegar a una alianza electoral estatal con IU. Pablo Iglesias dirigió entonces calificativos muy duros contra la federación de izquierdas para rechazar ese pacto. Les llamó “cenizos” y aseguró que no aceptaría ningún “chantaje” de quienes ponen “500.000 votos encima de la mesa”, dijo.

Podemos terminó, sin embargo, por abrirse a pactos con otras fuerzas, aunque puso sus condiciones: que su marca irá en primer lugar en la papeleta electoral, y que las alianzas serán solo a escala territorial, nunca superior a la autonómica. La dirección de Podemos defiende, además, que sus candidatos no participarán en nuevas primarias, porque ya han celebrado las suyas. Su fórmula es una papeleta encabezada por “Podemos guion X” (donde esa X no puedan ser las siglas de IU), y que los aliados se integren en sus listas, en las que han reservado huecos.

El movimiento de Garzón de participar en Ahora en Común viene a facilitar, así, el posible pacto con Podemos. El partido de Iglesias podrá acordar de esta forma con una plataforma en cuya marca no estén las siglas de IU, y la federación de izquierdas logra, por su parte, una alianza sin subsumirse en Podemos.

Lara: “Hay que garantizar la organización”

IU emprende ahora un proceso de integración en plataformas de confluencia para las generales del que aún quedan muchos capítulos hasta lograr conformar las listas unitarias. La formación está de acuerdo en llevar a cabo esa hoja de ruta —solo Izquierda Abierta, el partido liderado por el excoordinador Gaspar Llamazares, expresa ciertas discrepancias, aunque se abstuvo en la votación en la Presidencia—. El coordinador general, Cayo Lara, también apoya la estrategia, pero en su discurso dejó entrever cierta inquietud ante una posible pérdida de identidad. “Tenemos que garantizar la organización, las estructuras técnicas y políticas de esta organización. Somos un instrumento, pero sin instrumento no hay cambio”, enfatizó.

Más información