Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El independentismo ganaría en escaños pero no en votos el 27-S

El CIS da entre 68 y 69 escaños a la suma de la lista de Junts pel Sí y la CUP

El independentismo ganaría en escaños pero no en votos el 27-S

Las candidaturas partidarias de la independencia de Cataluña podrían obtener una ajustada mayoría absoluta en escaños, pero no en votos, en las elecciones del próximo 27 de septiembre. La encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) hecha pública ayer pronostica que Junts pel Sí, la lista de Artur Mas y Oriol Junqueras, sumada a la de la CUP, obtendrían entre 68 y 69 escaños, una cifra que se sitúa justo en el filo de la mayoría absoluta en una Cámara de 135 diputados. Sin embargo, la estimación de voto válido de ambas candidaturas no llegaría a la mitad más uno y se situaría en el 44%.

Artur Mas ha establecido precisamente en la mayoría absoluta (68 diputados) el mantenimiento del proceso secesionista, que prevé proclamar la independencia a los 18 meses de los comicios. La encuesta, por tanto, deja en un hilo ese objetivo y una vez más resultará decisivo el voto de los indecisos, que el sondeo del CIS sitúa en el 26,1%.

La lista encabezada por Raül Romeva, de la que forman parte Convergència, Esquerra y las entidades soberanistas, lograrían entre 60 y 61 escaños y una estimación de voto del 38,1%. A esos escaños independentistas habría que sumar los 8 de la CUP (ahora tiene tres) y el 5,9% de los votos.

Los resultados sumados de la lista liderada por Artur Mas y Oriol Junqueras supondrían un severo retroceso con relación a las últimas elecciones, en las que CiU logró 50 escaños y Esquerra, 21. Aquella fue la última vez en que se presentó Convergència con Unió Democràtica a unas autonómicas. Ahora el sondeo del CIS no le atribuye representación parlamentaria al partido liderado por Duran Lleida.

Todos los partidos políticos han destacado en las últimas semanas la trascendencia de las elecciones, a las que Mas y su candidatura quieren conceder un carácter plebiscitario. La encuesta avala la importancia de la cita electoral entre la ciudadanía, pues un 67% asegura que sigue con mucho o bastante interés las noticias relacionadas con estas elecciones.

El sondeo se realizó entre el 30 de agosto y el 4 de septiembre, con una muestra de 3.000 personas, de las que 1.200 son barceloneses y las otras 1.800 se reparten a partes iguales entre las provincias de Girona, Lleida y Tarragona.

A mucha distancia de Junts pel Sí, se disputan el segundo lugar Ciutadans y Catalunya Sí que es Pot, de la que forman parte Podemos e Iniciativa per Catalunya. La primera formación, que tiene a Inés Arrimadas de candidata, se convertiría en la lista más votada contraria a la independencia. De esta manera, el partido de Albert Rivera obtendría entre 19 y 20 escaños (ahora tiene 9) y una estimación de voto del 14,8%, mientras que la lista que lidera Lluís Rabell obtendría entre 18 y 19 diputados y el 13,9% de las papeletas. ICV tiene ahora 13 diputados.

Estas dos fuerzas políticas emergentes desplazarían al PSC y a los populares al cuarto y quinto lugar, respectivamente. Los socialistas tendrían entre 16 y 17 escaños, frente a los 20 que obtuvieron hace tres años, y el PP, entre 12 y 13 (ahora tiene 19). Miquel Iceta, primer secretario del PSC, ha insistido mucho en que no formaría ningún frente alternativo a la independencia con Ciutadans y PP, pero aunque se plantease ese escenario no sumarían los escaños suficientes.
El último estudio sobre intención de voto elaborado por el Centre d'Estudis d'Opinió (CEO) el pasado julio apuntaba a que el independentismo perdía apoyos en Cataluña. Entonces, el ente demoscópico de la Generalitat señalaba que solo un 21% de los catalanes votaría en clave territorial en las elecciones, frente a un 60% que utilizaría las urnas para juzgar la actuación de los partidos ante la crisis.

Además de eso, los contrarios a la salida de Cataluña de España llegaron al 50% frente al 42,9% de independentistas. Ahora el CIS pronostica una mayoría absoluta muy raspada del secesionismo.

Un millón de indecisos

Pese a que las elecciones del 27 de septiembre se anunciaron hace meses, un grueso importante de votantes todavía no ha decidido su opción. El 26,1% responde por ningún partido cuando se le pregunta a cuál votará. Tomando la participación de 2012 —el 67,7%, una cifra que los partidos creen que aumentará— el número de indecisos asciende al millón de votos. Estos electores fueron decisivos en 2012, cuando la mayoría de sondeos daban mayoría absoluta a CiU, pero muchos dudaban entre apoyar a Mas o a Esquerra. Finalmente, ERC capitalizó a este votante y provocó una sonora caída de la federación nacionalista. Los partidos tienen 15 días para convencer a este millón de personas.

Más información