Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Cuántas vidas salvan las buenas carreteras?

Las vías secundarias desdobladas reducen los muertos en 750 personas, según un estudio

La entrada a Sevilla de la A-49, el pasado mes.
La entrada a Sevilla de la A-49, el pasado mes. EFE

El sector español dedicado a la Seguridad Vial estudia cómo afrontar el cambio de tendencia de la siniestralidad en España: por primera vez en 11 años, el país cerró en 2014 con un aumento de los fallecidos en accidente. Los automovilistas han puesto el acento en el estado de conservación de las carreteras, que se encuentran en "su peor situación desde 1985", según la Asociación Española de la Carretera (AEC). Un colectivo que, junto a la Fundación Mapfre, ha publicado este miércoles un estudio que asegura que el desdoblamiento de las vías secundarias permitirá salvar 752 vidas cada año.

Esta investigación, además, estima que las carreteras 2+1 —con un carril en cada sentido y otro adicional— "podrían salvar la vida de 388 personas todos los años". Paralelamente, subraya que las autovías y autopistas han evitado más de 18.000 muertos en los últimos diez años. "Este trabajo quiere recalcar el importante papel que desempeña la infraestructura en la seguridad vial", insisten los autores del documento, que ha calculado estas cifras en función del número de muertos que se registran en cada tipo de vía, el nivel de circulación que registran y el índice de mortalidad.

"La situación actual de la siniestralidad, con casi 1.700 fallecidos al año, es absolutamente intolerable", ha sentenciado Jesús Monclús, director del área de Prevención y Seguridad Vial de la Fundación Mapfre, que ha calificado como "reto totalmente alcanzable" el objetivo de cero fallecidos en accidentes para 2050. "Es realista a medio plazo", ha apostillado de inmediato, después de enumerar hasta 24 propuestas para aplicar en España y reducir los muertos: entre otras, promover la difusión de las nuevas tecnologías en los vehículos —como el eCall—; la promoción del uso del casco entre los ciclistas; y la introducción de un sistema de auditoría para las carreteras.

La situación actual de la siniestralidad, con casi 1.700 mueros cada año, es  intolerable

Monclús, de la Fundación Mapfre

"Las colisiones frontales son el segundo tipo de colisión que más víctimas mortales se cobra, según el balance de siniestralidad de la DGT", continúa el estudio difundido este miércoles, que apuesta también por mejorar las intersecciones y la iluminación en las vías. "Este tipo de medidas reportarían una reducción estimada del 21% de víctimas mortales", ha subrayado Monclús, que ha presentado todos estos datos como "el potencial" margen de mejora de España en siniestralidad vial. En un informe presentado en 2014, la AEC calculó que se necesitaban reponer 330.000 señales, repintar las marcas viales de 52.000 kilómetros y revisar el 82% de las luminarias.

El informe también apuesta por el fomento, dentro de las ciudades, de las zonas con una velocidad máxima permitida de 30 kilómetros por hora. Una fórmula que el Ayuntamiento de Valencia, en la estela de otras localidades como Vitoria, pretende implantar en el centro del municipio para reducir el transporte privado y elevar el uso del público. De hecho, esta idea también la impulsó la DGT en 2011, cuando empezó a estudiar una modificación del Reglamento de Circulación para imponer la obligatoriedad de circular a esta velocidad en las ciudades en todas las calles que tengan un carril por sentido, sin necesidad de que exista una señal.