Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno se divide por la gestión migratoria y cuestiona a Bruselas

El Ejecutivo cuestiona los métodos poco claros de la Comisión Europea

Reunión del Grupo Interministerial sobre la crisis de inmigracion este lunes.
Reunión del Grupo Interministerial sobre la crisis de inmigracion este lunes.

El Gobierno de Mariano Rajoy ha quedado dividido por la gestión de la crisis migratoria, con Interior y Exteriores planteando diferentes problemas a la aceptación de más asilados y con La Moncloa empujando a Hacienda para habilitar más presupuesto con el que hacer frente a las demandas de la Unión Europea. El Ejecutivo, que ahora no se pone oficialmente límites a acoger más refugiados, sí cuestiona los métodos poco claros de la Comisión Europea.

En la jornada en la que, oficialmente, se celebró durante más de tres horas en La Moncloa la primera reunión de la comisión interministerial para coordinar las acciones de siete departamentos ante la crisis migratoria, se constató también que no todos los ministros ni los ministerios trabajan en la misma dirección ni tienen las mismas ideas sobre el problema. El portavoz gubernamental y de la comisión, José Luis Ayllón, compareció luego para aclarar algunos aspectos de las actuaciones del Ejecutivo, pero tuvo que dedicar casi toda su convocatoria para desmentir que el Gobierno vaya a poner límites o barreras al cupo de refugiados nuevo que pretende fijar la Comisión Europea. Además, tuvo que admitir que aún no sabe si es real esa cifra de 15.000 asilados que vendrían a España, que nadie de esa institución se lo ha comunicado oficial u oficiosamente y que esa cantidad la había leído en EL PAÍS. Ayllón llegó con la secretaria general de Migraciones, Marina del Corral, que destacó que esas demandas europeas son por ahora "especulaciones periodísticas".

Ayllón y Marina del Corral, en cualquier caso, ratificaron la intención del Gobierno de Rajoy ahora de "no poner límites" al número de refugiados que se podrían acoger en el futuro, pero no pudieron avanzar ninguna cantidad. Los portavoces del Ejecutivo apuntaron también que, aunque los distintos departamentos afectados que trabajan ahora con los refugiados en España están bastante desbordados, no habrá problema en incrementar los recursos que sean necesarios para afrontar las nuevas necesidades. No cuantificaron nada.

El Gobierno quiere esperar a que la Comisión Europea le comunique en algún momento sus planes y anuncia que aceptará sus propuestas sean estas las que sean, pero matizando que quiere que los responsables europeos les expliquen bien cuáles son los criterios de esos repartos. El Ejecutivo de Rajoy ya no estaba de acuerdo con las cuotas fijadas antes del verano y de la crisis de los refugiados sirios. De hecho, entonces solo se asumieron 2.749 personas a recibir en España. Ahora tampoco le agrada la nueva previsión, bastante mayor, que podría superar las 15.000 personas.

El embajador de España ante la Unión Europea pidió en la mañana de ayer aclaraciones en Bruselas, pero no obtuvo muchas respuestas. El Gobierno tampoco. Y los ministros empezaron a emitir mensajes cada uno por su cuenta.

Más dinero: 53 millones

El Ministerio del Interior hace tiempo que advirtió que está desbordado en la tramitación de solicitudes de asilo, que han pasado de 6.000 en 2014 a una previsión de 17.000 este curso. El ministro Jorge Fernández y el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, volvieron a reflejar esa preocupación en la tarde de ayer en la cita de La Moncloa. Desde la vicepresidencia y desde el Ministerio de Hacienda se intentó calmar esa inquietud asegurando que habría más dotación presupuestaria y recursos humanos.

Marina del Corral informó ayer de que el presupuesto fijado este agosto para las partidas de asilo se ha incrementado de 10 millones de euros a 53, es decir, 43 millones. En el PP, su portavoz Pablo Casado, añadió, en esa multiplicidad de voces, que no todos los países son iguales ni tienen las mismas tasas de riqueza, los mismos PIB o el mismo paro y que eso también habría que tenerlo en cuenta. En La Moncloa se comentó que esos condicionantes ya los valora ahora la UE.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, aseguró desde Teherán (Irán), que España está dispuesta a "asumir la cuota máxima de refugiados que pueda sufragar" y espera que la Comisión Europea (CE) haga una propuesta "integral y comprensiva". Margallo indicó así que, antes de fijar una cifra de acogimiento de huidos de la guerra, debe haber "una dotación presupuestaria" y reclamó la participación en la comisión interministerial de su colega de Hacienda, Cristóbal Montoro, para proporcionar esos recursos para "una vida digna" a los refugiados, porque "otra cosa sería más que temerario".

Montoro aclaró por la mañana en Onda Cero que el dinero no será el problema y que el Gobierno tiene la posibilidad de habilitar recursos extraordinarios para estas ocasiones si se toma esa decisión política. La Moncloa y Hacienda eludieron comentar la posición de Margallo.

Más información