Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La visita sorpresa del alcalde de Ferrol destapa que la depuradora no se usa

El alcalde detecta el "fraude" de Urbaser en una visita sorpresa a la planta y exige que devuelva la tasa que le ha cobrado a los vecinos

Una visita sorpresa del alcalde de Ferrol a la depuradora de cabo Prioriño, la instalación encargada de filtrar las aguas residuales de esta ciudad y de las localidades de Narón y Neda, ha destapado lo que el gobierno local califica de “fraude” a los vecinos. La concesionaria encargada de la planta puesta en funcionamiento hace un año no ha depurado desde 2014 “ni un metro cúbico” de agua pese a que sí ha cobrado la tasa de saneamiento a los ciudadanos, entre 40 y 70 euros semestrales por recibo. El regidor, Jorge Suárez, de la marea Ferrol en Común, ya ha anunciado que llevará el caso a los tribunales y exigirá que la empresa Urbaser, del grupo ACS, responsable técnico de la empresa municipal de aguas, devuelva el dinero a los ferrolanos y pague indemnizaciones.

Un solo trabajador recibió el pasado martes al alcalde de Ferrol y a los dos ingenieros municipales que lo acompañaban en la visita a la EDAR de Prioriño, una infraestructura ubicada a la entrada de la ría que costó casi 37 millones de euros y que fue pagada mayoritariamente con fondos europeos. Allí, según se puede leer en el informe de la inspección, la comitiva comprobó que buena parte de las instalaciones gestionadas por Urbaser “no estaban en funcionamiento” y que las aguas residuales que salían hacia el mar a través de un emisario submarino no estaban depuradas. El gobierno local relata que los laboratorios del recinto estaban “sin uso”, los manuales de instrucciones “dentro de los aparatos” y el agua que salía hacia el mar “completamente negra”.

La empresa de aguas Emafesa, una sociedad mixta en la que Urbaser es el socio privado, admitió ante el Ayuntamiento que desde enero la planta “solo ha funcionado de 8 a 15 horas en momentos muy puntuales”. Sin embargo, el anterior gobierno local, del PP, realizó una visita a la depuradora el pasado marzo junto con la consejera de Medio Ambiente de la Xunta, Ethel Vázquez, con motivo del Día del Agua y en aquella convocatoria las autoridades aseguraron que la instalación había depurado 1,5 millones de metros cúbicos. “Es técnicamente imposible”, afirma el gobierno de Suárez.

“Hay una responsabilidad grave y una negligencia muy grave tanto de las Administraciones que recepcionaron esta obra sin comprobar que estaba en perfecto estado para ponerla en marcha como por parte de Emafesa por no poner en conocimiento de este Gobierno y de la corporación anterior estos hechos”, ha afirmado este viernes el regidor ferrolano. Este verano los ferrolanos sufrieron un corte de agua durante tres días porque las analíticas revelaron la mala calidad del agua. El Ayuntamiento afeó también entonces a Urbaser que, como socio técnico de la empresa de aguas, no hubiera alertado antes del problema.