Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta se persona en la causa por el supuesto fraude en la Alhambra

Ordenan una auditoría integral por la supuesta prevaricación y el blanqueo en el servicio de audioguías del monumento más visitado de España

Una turista escucha una de las audioguías distribuidas en la Alhambra. Ampliar foto
Una turista escucha una de las audioguías distribuidas en la Alhambra.

La nueva dirección de la Alhambra, dependiente de la Junta de Andalucía, llevará hasta el final su compromiso con la transparencia y ha anunciado la personación en la causa abierta por supuesta prevaricación y blanqueo a través del servicio de audioguías. La querella contra la exdirectora del Patronato del monumento más visitado de España, María del Mar Villafranca, le costó el cargo. Su sucesor, Reynaldo Fernández, ha anunciado también el encargo a la Intervención del Gobierno andaluz, una auditoría interna operativa. 

El caso de las audioguías

La querella de la fiscalía por el caso de las audioguías considera que el control del Patronato de la Alhambra para seguir el contrato del servicio de información móvil para visitantes fue "nulo". Esta actitud, según el texto judicial, fue  "especialmente favorecedora" hacia la empresa Stendhal, que explotaba los alquileres de los dispositivos.

El ministerio público denuncia en su querella la comisión de los delitos de malversación de caudales públicos, prevaricación y blanqueo de capitales.

Además de a María del Mar Villafranca, anterior directora del Patronato, la fiscalía señala en su denuncia a la secretaria general del monumento, Victoria Chamorro, el contable José María Visedo, el interventor Miguel Gutiérrez y a los dos empresarios de la firma Stendhal, Alejandro Antonio López y Luis Parra.

La causa abierta cree que hay indicios de delito en la contratación y fiscalización del servicio de audioguías que podrían haber causado un perjuicio económico de 5,41 millones de euros. En el caso están supuestamente implicados también otros tres altos cargos del Patronato y dos empresarios.

Fernández descartó que la personación suponga un prejuicio sobre el caso. En este sentido, defendió que la motivación es defender los intereses de la Administración como posible perjudicada, además de responder a una política de "transparencia total". La auditoría persigue, según afirmó el director del Patronato, "conocer el estado actual" del monumento en todos sus aspectos.

El responsable del conjunto garantizó la "máxima colaboración" con la justicia tanto de la dirección como de los trabajadores, a los que alabó por su alto compromiso con "lo público", pero destacó que los objetivos ahora son mirar hacia el futuro, analizando "nuevas líneas" que incrementen el valor de la Alhambra como centro patrimonial y de investigación.

Entre los nuevos planes, destacó la incorporación de huertas, olivares y cármenes a los bienes que podrán beneficiarse de los programas de visitas públicas y de los planes de desarrollo del monumento. También resaltó el buen comportamiento del volumen de visitas este año.