Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 87% de las terrazas cerradas viola la ley al permitir fumar

La norma se incumple junto a hospitales y colegios, según la OCU

Cuatro años y medio después de la entrada en vigor de la nueva ley antitabaco, que amplió la prohibición de fumar en los establecimientos públicos cerrados y en algunos abiertos, como zonas infantiles de los parques y recintos escolares y hospitalarios, los ciudadanos siguen fumando en lugares donde no deberían. El 87% de los bares con terrazas cerradas no cumplen la normativa, según un estudio realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que ha visitado más de 400 instalaciones por toda España, entre cafeterías, centros comerciales, hospitales, universidades, etcétera. La ley antitabaco establece en el caso de las terrazas que si están cubiertas y cerradas por más de dos paredes, se considera espacio cerrado, por lo que su propietario no debería permitir que se fume dentro.

La normativa, que entró en vigor en enero de 2011, tampoco permite fumar en los alrededores de hospitales y centros de enseñanza. Está prohibido hacerlo en los accesos y en los recintos al aire libre (patios, zona de comunicación entre pabellones), pero no se está cumpliendo, según la OCU, en el 89% de los hospitales ni en el 60% de los colegios e institutos, universidades o centros para adultos.

Falta señalización

Muchos locales ni siquiera cumplen con la obligación de señalizar la prohibición de fumar o de venta de tabaco. El 98% de las terrazas visitadas no tenían los carteles. Tampoco el 52% de los institutos. Los hospitales, en cambio, sí cumplían con esta señalización. Solo un 4% carecía de ella.

Fumar en un lugar donde está prohibido se considera una falta leve en la ley antitabaco. Si se hace de forma aislada, la multa puede ser de 30 euros, pero si la conducta se repite tres veces, pasa a considerarse una falta grave y la multa está entre los 601 y los 100.000 euros. El dueño de un bar o restaurante donde se permite fumar también puede enfrentarse a multas. En este caso se considera una falta grave.

La OCU asegura que pedirá al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad que impulse las inspecciones que acaben con los incumplimientos que ha detectado, y para que desarrolle más medidas de prevención y control del tabaquismo.