Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo mapa político pone en cuestión los festejos taurinos

Ciudades y regiones que cambian de Gobierno abogan por eliminar o no subvencionar las actividades con toros. La excepción es San Sebastián, que vuelve a permitirlos

Antonio Barrera torea con una ikurriña en Illumbe en 2012.
Antonio Barrera torea con una ikurriña en Illumbe en 2012. EL PAÍS

A los festejos taurinos les llueven las estocadas en gran parte de la geografía española. Las elecciones municipales y autonómicas de mayo han propiciado la llegada al poder de formaciones que no ven con buenos ojos estos espectáculos ni las subvenciones de las que gozaban hasta ahora.

Mapa de las medidas sobre tauromaquia en España pulsa en la foto
Mapa de las medidas sobre tauromaquia en España

En una docena de municipios, entre ellos algunas ciudades como Alicante o Huesca, se prevé organizar referéndums para decidir si se prohíben los festejos. Esta tendencia hace que los actos taurinos estén más cuestionados que nunca en España. En algunos países extranjeros donde la tradición taurina también es grande, como México o Colombia, también se ha abierto el debate. La ciudad de Bogotá convocará un referéndum para preguntar a los ciudadanos si están de acuerdo o no con que se celebren corridas de toros. De momento no se sabe si la iniciativa será o no vinculante.

Madrid. Ciudad amiga de los animales

En la capital, la corporación liderada por la alcaldesa Manuela Carmena (Ahora Madrid) ha renunciado al palco que tenía reservado en la Plaza de Toros de Las Ventas. Carmena ha anunciado su intención de convertir la capital en una "ciudad amiga de los animales" y ha abogado por la eliminación de subvenciones a escuelas y espectáculos taurinos.

Imagen del festejo taurino que se celebra en Denia
Imagen del festejo taurino que se celebra en Denia

Valencia. Oleada de medidas antitaurinas

La Comunidad Valenciana ha vivido una reacción en cadena de medidas que ponen en tela de juicio los festejos taurinos. El nuevo Gobierno autonómico ha anunciado que dejará de subvencionar los festejos. También estudia revertir la declaración de Bien de Interés Cultural que aprobó el PP sobre la fiesta dos meses de elecciones. En la ciudad de Valencia, el nuevo alcalde, Joan Ribó, de Compromís, ha asegurado en una entrevista que no va a favorecer las corridas de toros y que no va a subvencionar cualquier cosa que suponga maltrato animal. No descarta, en un futuro a largo plazo, llegar a prohibirlas.

Alicante, por su parte, dejará de subvencionar la fiesta, según han asegurado fuentes del consistorio, que han anunciado, tal y como recogen diversos medios, que a partir de 2017 la plaza municipal no albergará corridas. El recién estrenado tripartito del Ayuntamiento impulsará, asimismo, un referéndum en la ciudad para que ésta sea declarada antitaurina, aunque aún no se ha definido un calendario. De aprobarse, significaría prohibir las corridas de toros en todo el término municipal.

Tordesillas, sin planes de tocar el Toro de la Vega

El candidato a la presidencia del PSOE, Pedro Sánchez, se comprometió a poner en marcha medidas contra la celebración del Toro de la Vega, en el municipio pucelano de Tordesillas. Este festejo taurino, en el que se suelta un toro y se alancea hasta la muerte, genera polémica y sentimientos encontrados que han llegado a desembocar en altercados entre sus defensores y detractores. Fuentes del Gobierno local (PSOE) han confirmado que no hay ninguna medida contemplada para modificar en sentido alguno estos festejos. La oposición, por su parte, ha señalado la "unanimidad" de todos los grupos representados en el consistorio en "la defensa" del Toro de la Vega.

Gandia ha suprimido las corridas por considerarlo “maltrato animal” y por el gasto público. Alzira dejará de autorizar los bous al carrer. En Xàtiva, Sueca, Aldaia, Simat de Valldigna, Benifaió y Tavernes de Valldigna se van a llevar a cabo consultas populares para decidir si se mantienen los festejos que involucran el empleo de toros. En Denia, el consistorio baraja hacer un referéndum sobre los bous a la mar, en la que el toro acaba en el agua, después de que un grupo de antitaurinos interrumpiera la última celebración para protestar. Llíria ha reducido los días de festejos taurinos de 10 a cuatro. Y en Paiporta, la alcaldesa de Compromís pactó con la peña taurina local destinar la subvención a la compra de libros de texto.

Aragón. Fin a las subvenciones

En Zaragoza, el equipo municipal liderado por el alcalde Pedro Santisteve, de Zaragoza en Común, se ha reunido con las asociaciones de vecinos de la capital y de sus distritos rurales para anunciarles que no se subvencionarán más festejos que incluyan actividades como toros embolados o ensogados. La decisión, recalca el Ayuntamiento, no afecta a las vaquillas. Huesca también planea organizar un referéndum para decidir si prohíbe las corridas de toros.

Corrida de toros en Pontevedra con vacío en las gradas.
Corrida de toros en Pontevedra con vacío en las gradas.

Galicia. Suspensión de la feria

El alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro, de la Marea Atlántica, extinguió de forma anticipada el contrato con la empresa promotora de la feria taurina que tradicionalmente se venía celebrando en la ciudad los primeros días de agosto. Ferreiro argumentó que rescindir el contrato responde al "interés público". La ciudad se ahorrará 50.000 euros, según explicó.

Baleares. Ciudad libre de maltrato animal

En Palma de Mallorca el Pacte de Cort (PSOE-Podemos-Més) prevé declarar en el próximo pleno "ciudad libre de maltrato animal y antitaurina".Sin embargo, en lo relativo a corridas de toros, la medida se queda en un plano simbólico, ya que el coso de la ciudad, el Coliseo Balear, es de propiedad privada y funciona bajo una licencia autonómica de actividad. De modo que la corrida anual, prevista para el 6 de agosto, se mantiene en agenda.

El Ayuntamiento de Palma instará al Parlamento balear a la modificación de la actual ley autonómica de protección animal de 1992 para prohibir la tauromaquia en todas sus formas. En Baleares ya se han presentado unas 130.000 firmas para pedir la prohibición de festejos taurinos en las islas. Además de Palma, otros 19 municipios se han declarado antitaurinos.

Imagen de la última vez que se celebraron corridas de toros en San Sebastián, en agosto de 2012.
Imagen de la última vez que se celebraron corridas de toros en San Sebastián, en agosto de 2012.

San Sebastián. La excepción

La capital guipuzcoana es la excepción. El PNV ha desbancado de la alcaldía a Bildu y una de las primeras medidas adoptadas por el nuevo primer edil, Eneko Goia, ha sido la de levantar la prohibición de la anterior corporación de que se festejen corridas de toros en la Plaza de Illumbe. La decisión de Bildu en San Sebastián contrastaba con la que mantenía en la cercana localidad de Azpeitia, bastión de afición taurina gobernado por lo a formación abertzale, donde sí permitía las corridas. Así, en las próximas fiestas de Semana Grande los toros volverán al coso donostiarra. Será una de las dos ferias que se retransmitirán en directo por RTVE.

Cataluña, cinco años sin corridas

Maiol Roger

Hace cinco años, un grito de alegría recorrió el Parlament después que la cámara aprobara por 68 votos a favor, 55 en contra y 9 abstenciones la prohibición de las corridas de toros en Cataluña. Frente al jolgorio de los defensores de los animales, la decepción de los protaurinos, expresada en las lágrimas del torero catalán Serafín Marín. Desde ese momento, los defensores de la tauromaquia han buscado fórmulas para que los toros vuelvan a Cataluña, pero un lustro después la fiesta ha desaparecido prácticamente de la comunidad.

La Monumental, la única plaza que quedaba en funcionamiento, es foco de discusión política para buscarle un uso. Los turistas que antaño buscaban el folclore en el coso barcelonés tienen una vía para conformarse: las corridas sin muerte del animal, permitidas como espectáculo para turistas desde verano pasado en explotaciones ganaderas de las Tierras del Ebro. En esa zona también siguen los correbous, cuya existencia está asegurada por una regulación de la Generalitat que los mantiene en los municipios donde son tradición, una treintena.

 

Con información de Andreu Manresa, Maiol Roger, Cristina Huete, Ignacio Zafra y Aitor Bengoa.

Más información