Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cospedal se marcha de la Junta con una polémica recalificación agrícola

La Junta, en funciones, declara de interés regional el cambio a regadío de 862 hectáreas

Una diputada del PP y su familia se benefician de esta transformación

María Dolores de Cospedal, en la campaña electoral, en unos viñedos.
María Dolores de Cospedal, en la campaña electoral, en unos viñedos.

María Dolores de Cospedal se marcha de la presidencia de la Junta de Castilla-La Mancha con una polémica recalificación agrícola que beneficia a una compañera del PP: la diputada nacional Maravillas Falcón. Esta parlamentaria —y su familia— posee parte de las 862 hectáreas de secano de Hellín (Albacete) que se transformarán en regadío. La Junta declaró la semana pasada este cambio de "interés regional" para que los dueños accedan a un agua que 353 pequeños regantes de la zona también reclaman.

En la pedanía de Cancarix, en Hellín, se vive una pequeña guerra del agua. En disputa desde hace años está una concesión de 2,4 hectómetros cúbicos para uso agrícola. Y el enfrentamiento parece que lo ganará, al menos de momento, la Sociedad Agrícola de Transformación (SAT) Regadíos del Sur de Hellín, que agrupa a los alrededor de 35 propietarios de 862 hectáreas, entre los que figura la diputada Falcón, sus seis hermanos y su madre.

Cambios para el almacén nuclear

También en funciones, el Gobierno de Castilla-La Mancha respaldó el viernes los cambios necesarios en la planificación urbanística de Villar de Cañas (Cuenca) para la instalación del futuro almacén de residuos nucleares. La Comisión Provincial de Urbanismo aprobó el documento en el que se contempla esta instalación. “Era un paso imprescindible” —señala Carlos Villeta, de Ecologistas en Acción— “pero todavía quedan varios permisos más”, que dependen del Estado. Villeta sostiene que este municipio ha conseguido en “un tiempo récord” que se le apruebe su nueva planificación urbanística.

Esta sociedad ha logrado que una de las últimas decisiones del Consejo de Gobierno de Cospedal haya sido declarar de interés regional la recalificación de sus terrenos de secano en regadío. Este cambio era imprescindible para que Regadíos del Sur de Hellín pudiera acceder a los más de dos hectómetros cúbicos que ya tiene concedidos por parte de la Confederación Hidrográfica del Segura. "Nos dieron el agua a falta del trámite de la declaración de interés regional", detalla Maravillas Falcón. La diputada —que también es vicepresidenta primera de la Comisión de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente del Congreso— sostiene que la transformación de las tierras "es legal". "Tengo derecho a desarrollar mis negocios", defiende Falcón, que afirma que a ella le corresponden solo ocho hectáreas de los terrenos de su familia beneficiados por el cambio.

La Unión de Pequeños Agricultores (UPA) de Castilla-La Mancha ha calificado todo este proceso, que se remonta a tres años atrás, de "pelotazo". Julián Morcillo, secretario general de UPA en esta comunidad autónoma, considera "una barbaridad" que "un Gobierno en funciones" apruebe este cambio para beneficiar a "grandes terratenientes".

Porque al otro lado en esta polémica están 353 pequeños regantes de las pedanías de La Horca, Minateda y Agramón que disponen de unas 886 hectáreas, principalmente, de olivar. "Este es un valle fértil y próximo a Murcia", indica José Manzanedo, presidente de la asociación de regantes Mayorazgo de Agramón. "Pero las aguas son muy salinas", de ahí que también reclamen esos 2,4 hectómetros cúbicos de agua, una asignación que estaba pendiente de adjudicarse desde hace décadas.

La Confederación Hidrográfica del Segura abrió un concurso para esa concesión. Solo se presentó Regadíos del Sur de Hellín. "Nos enteramos tarde", dice Manzanedo para explicar los motivos por los que no acudieron estos regantes, que ya cuentan con la declaración de interés necesaria. "La Confederación no nos dio traslado", se queja el responsable de estos agricultores, que han denunciado el caso ante el Tribunal Superior de Justicia de Murcia.

Falcón insiste en que este asunto se ha "utilizado electoralmente" y que las futuras explotaciones de regadío "darán trabajo a casi 200 personas". "Tengo la conciencia tranquila", concluye.