Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo alcalde de Zaragoza se hace con el mando arropado por las mareas

La plataforma Zaragoza en Común llega al Consistorio tras 12 años de Gobierno socialista

El abogado penalista Pedro Santisteve, de Zaragoza en Común, a su salida del Ayuntamiento.
El abogado penalista Pedro Santisteve, de Zaragoza en Común, a su salida del Ayuntamiento. EFE

Como marcaba el guion previsto, el abogado penalista Pedro Satisteve Roche, candidato de Zaragoza en Común, se ha convertido en la mañana de este sábado en el nuevo alcalde de Zaragoza, tras 12 años de Gobierno socialista. Los nueve concejales de la coalición, la segunda más votada tras el PP, los seis del PSOE y los dos de Chunta le han apoyado. Poco después, sobre las doce y media, el nuevo alcalde tomaba posesión. Mientras le aplaudían los 17 ediles que le habían votado, el silencio se extendía entre los 10 populares y tibieza entre los cuatro de Ciudadanos.

El penalista, profesor de la Universidad, activista en favor de los derechos de los presos, ha entrado al Ayuntamiento flanqueado por las mareas ciudadanas que le esperaban en la plaza. Las camisetas rojas de la coalición, las verdes en favor de la enseñanza pública, las blanca de la sanidad... Todas coreaban "si se puede". Entre los congregados, muchos comentarios: "hay que poner en común todos los intereses", "hay mucho trabajo por hacer". 

Una pantalla instalada en el patio del Ayuntamiento ha ofrecido imágenes del salón de plenos, incapaz de albergar a poco más que los familiares de los 31 concejales y las escasas autoridades que han acudido. El alcalde saliente, Juan Alberto Belloch junto a su mujer, asistía a la ceremonia de investidura. Juraron sobre la Biblia los diez concejales populares —el nuevo alcalde ha dicho que va a asegurar la laicidad en todos los aspectos de la vida municipal para lo que modificará el reglamento—; prometieron sobre la Constitución los de Ciudadanos. Y entre las filas de Zaragoza en Común, Santiesteve se ha ceñido a la fórmula de la promesa, su concejala Luisa Broto a "resistir es vencer" y el resto de su formación prometía por imperativo legal la Constitución.

Un pacto permanente con la ciudad

El nuevo alcalde comenzaba su discurso con un "buenos días, vecinos y vecinas de Zaragoza". Ha recordado su lucha por los derechos de los menos favorecidos: "Dice un sabio jurista italiano que los derechos fundamentales son la ley del más débil. Cierto, los que nada tienen solo tienen derechos. Pero su protección y salvaguarda está encomendada a los poderes públicos y debe ser cosa de todos los días. La democracia no es un estado, no es un régimen, es la acción que, sin cesar, arranca a los gobiernos oligárquicos, el monopolio de la vida pública y, a la riqueza, la omnipotencia sobre las vidas".

Lo urgente, ha señalado, es ocuparse de quienes más sufren. "Porque, para nosotros, la prioridad son las personas. Por ello, vamos a acometer un Plan de Emergencia Social. Dotaremos a la ciudad de un Parque de Viviendas públicas y aumentaremos los créditos destinados a cubrir las necesidades básicas de la población". De ahí su promesa de combatir la pobreza energética. Además, ha reivindicado la calle como espacio básico de relación para hacer ciudad. 

Satisteve ha apostado por la participación activa de los vecinos y por la transparencia: "Permitiremos que sean públicos los Consejos de Administración de las empresas públicas, y de las Juntas y Consejos de Patronatos y Comisiones Plenarias". "Zaragoza necesita una Auditoría Municipal Permanente para rendir cuentas a la ciudadanía y que nos permita saber el estado real de las cosas y las causas que las han generado, así como a ayudar a los gestores públicos a prestar los servicios que demandan los ciudadanos de una forma más eficiente y transparente", ha apostillado.

El nuevo alcalde se ha comprometido a dar la cara ante sus vecinos. "Todo esto no es solo un estilo de gobierno, sino una forma de pensar y trabajar en común. En un ejercicio político democrático diario, pretendemos un pacto continuo con las fuerzas aquí representadas y con toda la ciudad para sacar adelante nuestras líneas verdes de consenso, que fueron elaboradas por miles de ciudadanos durante meses. Esa estabilidad política se sustenta en el diálogo continuo", ha remarcado, antes de dar las gracias a PSOE y Chunta por apoyarle.

En la calle la fiesta

Terminado el discurso. que ha cerrado en castellano y fabla, y tras comparecer ante los medios de comunicación, el nuevo alcalde acompañado de sus concejales se ha asomado al balcón del Ayuntamiento entre los gritos de "Sí se puede". Ya en la calle, entre aplausos, las mareas se han dirigido a una parte de la plaza donde habían instalado su carpa de campaña. Allí han recibido abrazos y besos. Y a la número dos de la lista, Isabel Broto, le han entregado un anillo de poder, como recuerdo de su lucha en favor de los desfavorecidos y las mujeres.

En las otras dos capitales de provincia, en Huesca el PSOE ha recuperado la alcaldía y en Teruel gobierna el PP en minoría. Dos ayuntamientos de Aragón se han constituido nada más sonar las doce de la noche; el de Gotor en Teruel por problemas de su secretario y el de Santa Eulalia de Gállego, que lo ha hecho para llamar la atención sobre el grave problema de contaminación que padece el río a causa de los vertidos de este pesticida.