Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La unión con Podemos desata la batalla final en Izquierda Unida

La coalición debate en la Presidencia Federal si confluye con el partido de Pablo Iglesias

Garzón defenderá que el partido mantenga su identidad

Cayo Lara y Alberto Garzón en la Asamblea de Izquierda Unida en Rivas Vaciamadrid. A la izquierda José Luis Centella.
Cayo Lara y Alberto Garzón en la Asamblea de Izquierda Unida en Rivas Vaciamadrid. A la izquierda José Luis Centella. EL PAÍS

Tras la debacle electoral en las autonómicas y municipales del 24 de mayo y el fantasma de su desaparición, IU afronta la que puede ser la última batalla por su supervivencia: el debate sobre la confluencia con Podemos y otras fuerzas de la izquierda, que aborda este viernes en la Presidencia Federal, el máximo órgano ejecutivo. La vieja guardia teme que la oferta de Pablo Iglesias de confluir bajo el paraguas de Podemos termine con la disolución del partido. Alberto Garzón defenderá que IU mantenga su identidad.

La inquietud ha vuelto a aflorar con más fuerza que nunca en algunos sectores de Izquierda Unida, que temen que, tras la oferta de confluencia de Pablo Iglesias para las elecciones generales, se fragüe una alianza con Podemos que implique la disolución del partido. Sus temores se vieron acrecentados ayer tras una información difundida por la agencia Efe y desmentida después por la dirección, según la cual IU había decidido renunciar a sus siglas y buscar un “nuevo espacio” con Podemos.

Alberto Garzón, candidato a la Presidencia del Gobierno y principal valedor de la convergencia, niega en cambio con rotundidad que la confluencia pueda suponer una pérdida de identidad, y ayer rechazó que la coalición haya decidido renunciar a sus siglas en las próximas elecciones generales para conformar un espacio en Podemos, como ha publicado la agencia Efe citando fuentes de la dirección. "No, es imposible, ni siquiera hemos hablado aún con Podemos", aseguró Garzón a EL PAÍS.

El dirigente de IU va a defender hoy en la Presidencia Federal del partido su propuesta de unidad popular para las generales, pero manteniendo la identidad y la autonomía del partido, según fuentes de su entorno. La convergencia va a ser objeto de una fuerte controversia en el seno de la organización y amenaza con partirla en dos: el líder de Izquierda Abierta, Gaspar Llamazares, ha pedido un referéndum entre los militantes para decidir el modelo a seguir. El excoordinador general y el partido que lidera dentro de IU rechazan cualquier fórmula bajo la "superioridad" de Podemos.

El debate de qué fórmula adoptar en esa eventual confluencia con Podemos y otras fuerzas de izquierdas no está aún encima de la mesa, insisten esas mismas fuentes, que inciden en que no hay que empezar "la casa por el tejado", porque primero hay que definir el qué (si IU concurre con otros o en solitario) y después el cómo (en qué fórmula jurídica, y con o sin sus siglas).

Garzón quiere preservar la unidad del partido pero no tendría inconveniente en que las siglas de IU desaparecieran de la papeleta electoral.“El tema de las siglas es un tema viciado, tramposo”, explicó Garzón en entrevista con ELPAÍS. “En los procesos de unidad popular en los que ha formado parte IU no ha estado en duda su autonomía aunque en la papeleta no aparecieran sus siglas en algunos casos, como en Barcelona en Comú. El tema de las siglas es un elemento secundario, todo el mundo sabe que en Barcelona en Comú ha estado IU”, sostuvo. “Lo importante es el programa y que se preserve la autonomía, lo que no se puede pretender es que se disuelva la organización, eso sí que no”.

El coordinador general, Cayo Lara, también defiende la confluencia con Podemos, y así lo expresó tras la última ejecutiva de IU, celebrada después de las elecciones autonómicas y municipales en las que el partido perdió su representación en cuatro de los ocho parlamentos regionales en los que estaba presente, aunque mantuvo un número similar de concejales. Lara llamó al partido de Pablo Iglesias a una “gran alianza” para esos comicios. “Caminamos clarísimamente hacia una opción de convergencia social y política tal y como hemos acordado en nuestras asambleas”, sostuvo el líder de IU. En la Presidencia Federal de hoy, Lara mantendrá en su informe la política tradicional de IU sobre convergencia, según fuentes de la dirección.

Podemos ha dejado claro que toda confluencia tendrá que ser bajo su paraguas y su marca. Ese es el principal escollo para IU. "Esa no es nuestra voluntad", insisten fuentes del entorno de Garzón. 

Más información