Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Búsqueda por medio mundo de un fármaco para el niño con difteria

La antitoxina para la difteria ha llegado en avión desde Rusia tras varios días de alerta

Sanidad: “Las campañas contra las vacunas son una irresponsabilidad”

caso de Difteria en Olot
Hospital Vall d'Hebron, en Barcelona.

Los médicos del hospital Vall d'Hebron (Barcelona) que están tratando al niño de 6 años diagnosticado de difteria trabajan a contra reloj para intentar que supere las consecuencias de haberse contagiado con esta bacteria. El menor está recibiendo una antitoxina enviada por el Gobierno ruso por avión, en valija diplomática, después de que el Ministerio de Sanidad lanzara una alerta internacional para tratar de conseguir en el menor tiempo posible este fármaco.

La difteria es una enfermedad contagiosa grave. La bacteria que la provoca no solo afecta a las vías respiratorias hasta provocar la asfixia, sino que también libera una potente toxina capaz de atacar a los riñones y al corazón. "El problema no es tanto la bacteria como la toxina", explica a EL PAÍS Rubén Moreno, secretario general de Sanidad. España, donde no se registraba un caso de difteria desde 1987, no tenía esta antitoxina, así que lanzó una alerta internacional para encontrarla "en cualquier lugar del planeta".

"El problema es que ya nadie tiene este tipo de enfermedad. Está todo el mundo vacunado", explica Moreno. "Pedimos la antitoxina a la Organización Mundial de la Salud y al Centro de Control de Enfermedades de Atlanta, en Estados Unidos. No tenían", añade. El ministerio inició lo que califica de "carrera contra reloj" para intentar encontrar el fármaco en algún sitio "y que el niño tuviera alguna posibilidad".

Sanidad habló también con la embajada americana. Contactó con Alemania, que tenía dosis, pero caducadas, con Suecia y con Francia, donde sucedía lo mismo. No les preocupaba la seguridad del fármaco, sino su falta de efectividad. En paralelo, el embajador ruso hacía gestiones para conseguir la antitoxina. El día 31, domingo, no pudo localizar al ministro de sanidad, pero el lunes por la mañana se preparó el fármaco y se envió a Barcelona en valija. Al mismo tiempo, una de las dosis de Francia llegaba desde Marsella.

"Como no ha sido suficiente, hoy mismo se han preparado dos nuevas dosis que salen esta misma tarde de Moscú a Barcelona para llegar esta noche. La única opción que tiene el niño es tratar de bloquear la toxina", señala Moreno.

"Cualquier campaña en contra de las vacunas que un Gobierno incluye en el calendario de vacunación es una irresponsabilidad", señala Moreno. "Las consecuencias de no vacunar a un niño pueden ser dramáticas; no es ninguna broma". El secretario general de Sanidad añade: "El derecho a la vacunación es de los niños, no de los padres".     

Más información