Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy busca ya relevo a Cospedal ante la presión de sus ministros

El líder del PP dice que tomará "las decisiones más oportunas" antes de las elecciones

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, este miércoles, tras la sesión de control al Gobierno.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, este miércoles, tras la sesión de control al Gobierno.

Mariano Rajoy busca ya relevo a Dolores de Cospedal en la secretaría general del PP, según una docena de dirigentes del partido y ministros del Gobierno. Estos creen que la prueba inequívoca de esa decisión es la expresión del presidente este miércoles en el Congreso, cuando corrigió su posición del lunes ante la ejecutiva y no descartó cambios en el partido o en el Ejecutivo, cuando considere oportuno. La presión de los ministros y barones del PP es máxima para que haga algo ya en el partido. Todos entienden que el presidente cambiará la cúpula el partido en julio, tras constituirse los Ayuntamientos y comunidades.

El presidente del PP, ante la nueva política de comunicación anunciada, decidió hablar un momento con los periodistas, tras una anodina sesión de control frente a Pedro Sánchez, y modificó en parte la posición negativa a hacer ahora cambios en el partido o el Gobierno que él mismo fijó el lunes en la ejecutiva de su partido. Rajoy soltó una de esas frases tan suyas, abiertas y enigmáticas: “En el partido iremos tomando las decisiones que sean más oportunas y convenientes poco a poco para presentarnos de la mejor forma posible a las elecciones generales”. Luego precisó cuando se le preguntó por posibles renovaciones: “Los cambios se anuncian una vez que se han producido”.

Pérdida de votos del Partido Popular en las comunidades

La primera conclusión que se sacó de esa intervención condujo a no descartar que Rajoy vaya a provocar una crisis de Gobierno y en el PP, con recambios y nuevas incorporaciones. Una docena de ministros y dirigentes nacionales del PP más próximos al presidente consultados por EL PAÍS rechazan esa tesis, pero coinciden en que Rajoy sí hará movimientos en el PP “cuando considere conveniente y sea el momento”.

La dirección del PP le ha entregado a Rajoy un escenario de la situación con los compromisos de los próximos meses, y en su entorno señalan que si el presidente quiere ejecutar ese relevo que le piden mayoritariamente sus ministros y barones, el calendario apremia.

El presidente ha encargado un análisis poselectoral pormenorizado sobre las pérdidas de votos y poder del PP pueblo a pueblo y por comunidades, en la línea del que él mismo se entretuvo el domingo en ojear en la página web oficial del Ministerio del Interior en su despacho hasta más allá de las dos de la madrugada. Ahora lo quiere al detalle. Les gustaría disponer, incluso, del amplio análisis poselectoral del Centro de Investigaciones Sociológicas. Rajoy esperará luego hasta que el 13 y 16 de junio se constituyan los Ayuntamientos y Parlamentos autónomos, en las que el partido no descarta que en alguna comunidad la investidura se complique y se retrase algunas semanas más.

Los cambios no podrán ser cambios estéticos, como nombrar otro portavoz o llenar el puesto que dejaría vacante el vicesecretario de Estudios y Programas, Esteban González Pons. La idea de un portavoz joven ya la intentó en campaña con Pablo Casado, de 33 años, para suplir las carencias del jefe de campaña, Carlos Floriano, y no tuvo más efecto que su permanente presencia en todas las pantallas de televisión en programas de tertulias.

El único relevo importante en el PP es el del cargo de secretario general, ahora en poder de Dolores de Cospedal. La candidata a Castilla-La Mancha lleva compaginando ambos puestos desde 2008 y ha suscitado críticas y recelos de un sector amplio del partido. Todos los barones territoriales preguntados sostienen que no es posible dedicarse a gobernar una comunidad y llevar las riendas de una formación como el PP, con casi 800.000 afiliados y enormes cuotas de poder por toda España. Cospedal recabó el rechazo de una gran parte de la vieja guardia del PP, además, con su particular gestión del caso Bárcenas. A unos les pareció que no asumía las deudas históricas del partido y otros le reprocharon que no actuase con más contundencia y rapidez.

Cospedal es consciente de que nunca se entendió bien con el sector del PP que aún controla su antecesor, Javier Arenas, y tampoco con los que tuvieron en el pasado relación de trabajo y política con Luis Bárcenas, con quien mantuvo enfrentamientos durísimos sin la comprensión de su jefe.

Más información