Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Cómo medirán los partidos su éxito o fracaso esta noche?

Diez territorios en los que los partidos se juegan el poder real, que decidirán los pactos

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, el pasado viernes, en el mitin de cierre de campaña en Madrid. AFP

El poder territorial real en España se juega hoy en las urnas, aunque esa incógnita no se resolverá hasta dentro de días o semanas, cuando se formen los Gobiernos autonómicos y municipales, tras los pactos necesarios. Puede haber un ganador, mañana, en votos y otro, en unos días, en poder institucional. Estos son los diez territorios clave:

1. Madrid. Es el símbolo del poder, en la Comunidad y en el Ayuntamiento, por su repercusión mediática y como termómetro de la victoria o el fracaso. En la Comunidad, Cristina Cifuentes mide el desgaste del PP; Ángel Gabilondo la recuperación y las opciones del PSOE y la apuesta de Pedro Sánchez al liquidar a Tomás Gómez. Y Podemos y Ciudadanos su capacidad para decidir gobiernos y su inclinación en los pactos en toda España.

En el Ayuntamiento, Esperanza Aguirre somete a plebiscito las raíces del PP y desafía la posibilidad de una mayoría alternativa de izquierdas. Manuela Carmena es el nombre de las opciones de cambio radical en las instituciones, para lo que necesita superar a la candidata del PP en votos. El socialista Antonio Carmona pugna por el segundo puesto con escasas opciones.

2. Valencia. En esta Comunidad y en el Ayuntamiento se somete a examen la corrupción por ser el lugar en el que más escándalos han agitado al PP. En la Comunidad, Podemos acaricia la idea de un pacto con el PSOE, a la espera de saber cuál de los dos obtiene más votos y, con apoyo de Compromis, para sumar mayoría absoluta. Incluso, trabajan sobre un programa de 100 días que incluya gestos hacia las generales como la reapertura de Canal 9.

3. Extremadura. Se examina la heterodoxia de José Antonio Monago, tras haber gobernado en minoría y por libre. Y la capacidad del PSOE de recuperar con Guillermo Fernández Vara uno de sus feudos tradicionales. IU mide su decisión de haber permitido gobernar al PP.

4. Castilla-La Mancha. Es el ejemplo del poder real que acumuló el PP en 2011 y el futuro de este partido se juega en el examen de Dolores de Cospedal, tras la apuesta de simultanear la secretaría general de los populares y presidencia regional. Se mide su sobreexposición al frente de la respuesta al caso Gürtel.

5. Barcelona. El fenómeno Ada Colau, con lo que representa de alternativa a los grandes partidos, movimiento ciudadano y herencia del 15-M y otros fenómenos se examina en un Ayuntamiento en el que Xavier Trias (CiU) ya era alcalde con una minoría de solo 14 concejales de 41.

6. Cataluña. En los municipios catalanes se celebra una especie de primera vuelta de las autonómicas del 27 de septiembre, planteadas como elecciones plebiscitarias. ERC y CiU miden su fuerza para esa cita y, con todas las prevenciones de diferenciar entre citas electorales, el PSC se juega su supervivencia.

7. Asturias. De todas las comunidades en las que hay elecciones es la única en la que gobernaba el PSOE y, por tanto, con Javier Fernández es la única en la que los socialistas se juegan perder el escaso poder autonómico. Gaspar Llamazares (IU) inicia otra etapa política con pretensión de ser decisivo.

8. Aragón. ¿Es Pablo Echenique el barón de Podemos? En todo caso, es el candidato regional más conocido de esta formación y el que cuenta con mejores expectativas en las comunidades. Es la mejor oportunidad del partido de Pablo Iglesias para consolidarse en las instituciones y, en todo caso, ser la alternativa al PP, por encima del PSOE. Enfrente tiene a la potente Luisa Fernanda Rudi, baronesa del PP respetada e intocable en la sede de Génova.

9. Las capitales. El PP logró en 2011 la hegemonía casi absoluta en las capitales de provincia, con mayorías sólidas y con muy pocas excepciones. Ahora es posible que sea el más votado y así lo podrá esgrimir la noche del recuento, pero sin mayoría absoluta y a la espera de que se formen mayorías alternativas. Si en primera vuelta no hay mayoría absoluta gobernará automáticamente la fuerza más votada, aunque sea con dificultades, lo que en principio beneficia al PP. El foco puede concretarse en las capitales andaluzas en las que el PP domina en una Comunidad del PSOE y se examinan las consecuencias de las elecciones autonómicas anticipadas y las dificultades de Susana Díaz para formar gobierno. Podemos y Ciudadanos parten en estas ciudades de la idea de que su voto es sobre todo urbano y, por tanto, podrá visualizar en ellas su posible éxito electoral.

10. Navarra. Es el ejemplo perfecto de Parlamento fragmentado y con difícil gobernabilidad. Todo parece indicar que al ya dividido parlamento se sumarán ahora Podemos y Ciudadanos para dibujar un panorama que exija acuerdos a tres o cuatro para completar mayorías. Un ejemplo de cómo no son descartables repeticiones de elecciones o mociones de censura tras las generales de noviembre.

Más información