Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Derrota histórica del PP y Bauzá en Baleares

La emergencia de Podemos abre la puerta a posibles pactos a la izquierda, con PSOE y MÉS por Mallorca y Menorca

Las urnas dibujaron en Baleares, otra vez, un mapa multipartidista, en todos los niveles: la autonomía, los consejos insulares y los ayuntamientos. El PP ha perdido, ha dejado de ser hegemónico en casi todas partes y se abre paso a una nueva etapa de posibles pactos para Gobiernos alternativos, progresistas. Los ganadores anunciaron un cambio, un tiempo nuevo, que deberá articularse desde las alianzas complejas. Baleares en 1999-2003 y 2007-2011 ya ensayó la experiencia de los pactos de progreso multipartidos.

“Se abren nuevos tiempos y hay un giro a la izquierda como nunca” dijo Francina Armengol del PSOE que ha caído en votos pero recobra presencia para participar una mayoría de izquierdas, plural dijo.

El presidente del Gobierno balear, José Ramón Bauzá, tras protagonizar una muy personalista campaña electoral, cosechó una severa derrota política, la mayor que anota la derecha en las islas desde 1983.Pasó de 35 diputados baleares a 20. La mayoría son 30.

"Es muy duro y dificil", Bauzá asumió a medianoche la derrota, dijo que no iba a dimitir y se ofreció para la "estabilidad". No tiene socios posibles tras gozar de una mayoría absoluta histórica que cosechó en 2011.

El PP, además, queda huérfano del control absoluto que gozaba en los tres consejos insulares mayores (Mallorca, Menorca e Ibiza) y deberá abandonar la alcaldía de grandes ciudades insulares, Palma, Ibiza, Calvià y Mahón donde es más que probable que surjan alcaldías socialistas. El PSOE auguró que hasta 40 de los 65 ayuntamientos insulares pueden de centro izquierda.

En la isla de Formentera, que era el único feudo del centro izquierda, sigue la presencia del único diputado de Gent per Formentera con el partido socialista. La misma alianza está al frente del Consell insular.

 

El PP ganó, fue el vencedor en las urnas. El PSOE tenía 18 diputados y cae a 14 pero puede ayudar a configurar una alianza alternativa gracias a la emergencia de Podemos de Alberto Jarabo, con 10 diputados, el alza de Més per Mallorca de Biel Barceló y Més per Menorca de Nel Martí, ambos nacionalistas, con 9 actas.

Podemos y Més pueden intentar recortar en la futura alianza el peso del PSOE. Ciudadanos de Xavier Pericay únicamente alcanzó 2 escaños en la Cámara y no será decisivo. El grupo regionalista formado por expulsados y escindidos del PP, PI, entra con tres diputados, bajo el liderago de Jaume Font, disidente del PP, como el lider de Mallorca, Antoni Pastor.

Más información