Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Resultados elecciones en Extremadura

Monago pierde la mayoría absoluta y el PSOE recupera uno de sus feudos históricos

 El candidato del PP a la Presidencia de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago.
El candidato del PP a la Presidencia de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago. EFE

El PSOE recupera la hegemonía en Extremadura, pero se queda a tres escaños de la mayoría absoluta. Con el 99,61% del escrutinio, los socialistas necesitan para gobernar el apoyo o la abstención de Podemos, que entra en el Parlamento como tercera fuerza política. El PP, que hace cuatro años fue la lista más votada, pasa al segundo lugar, con 28 diputados, mientras que IU paga su apoyo a los populares y el ascenso de Podemos y se queda sin representación.

En Extremadura se examinaba la capacidad de resistencia del popular José Antonio Monago, tras haber gobernado en minoría durante cuatro años un feudo tradicional del PSOE. Los socialistas se jugaban con Guillermo Fernández Vara recuperar el Gobierno que dirigieron durante 28 años. Y con el 99,61% del escrutinio y una participación del 71,84% (cinco puntos menos que en 2011), el PSOE ha logrado su objetivo de convertirse de nuevo en el partido más votado.

Con el 41,5% del total de papeletas, la candidatura encabezada por Fernández Vara obtiene 30 de los 65 diputados del Parlamento, a tres de la mayoría absoluta, que se sitúa en 33. Son los mismos diputados que consiguió en 2011, pero en esta ocasión le convierten en el partido más votado. Para ser investido presidente, Fernández Vara necesitará que el PP o Podemos le apoyen o se abstengan. El presidente en funciones no se lo va a poner difícil, según adelantó ayer tras conocer los resultados.

Monago ha defendido durante toda la campaña que gobierne la lista más votada y ayer aseguró que quiere cumplir su palabra, por lo que propondrá a su partido que se abstengan en la investidura de Fernández Vara. “Hay que ser justos” dijo Monago, cuyo partido ha cedido el primer puesto y cuatro de los 32 diputados que consiguió en 2011, una caída que ya apuntaban la mayoría de los sondeos publicados los últimos meses.

En el caso de que los populares acabaran rechazando a Fernández Vara, el socialista podría con todo formar gobierno si consigue el apoyo o la abstención de Podemos. La formación de Pablo Iglesias, que en Extremadura lidera Álvaro Jaén, entra en el Parlamento con seis diputados y el 7,97% de los votos. Su irrupción ha hundido de lleno a Izquierda Unida, que se ha quedado fuera del Parlamento al perder los tres diputados que tenía.

La formación liderada por Pedro Escobar examinaba en estas elecciones su decisión de haber permitido gobernar al PP en 2011, cuando los populares ganaron los comicios con 32 escaños, a uno de la mayoría absoluta, y la abstención de IU permitió que Monago se convirtiera en el primer presidente extremeño no socialista. Cuatro años después, IU ha pagado el desgaste que le provocó aquella decisión. Las discrepancias internas y la aparición de Podemos han terminado por redibujar el mapa político de Extremadura, al que se suma también por primera vez Ciudadanos, que se estrena con un diputado y el 4,37% de los apoyos. Aunque consigue representación, este porcentaje está por debajo de las expectativas que los sondeos daban al partido de Albert Rivera, que aspiraba a conseguir hasta cuatro escaños y ser decisiva para la investidura.

Tras conocer los resultados, Fernández Vara se comprometió a liderar “un tiempo nuevo”. “Los extremeños han apostado por un cambio de actitudes que permita erradicar la arrogancia”, dijo el líder socialista.