Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias acepta un debate con Rivera

El líder de Podemos admite contrastar sus propuestas con el de Ciudadanos

Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, ha aceptado durante una entrevista en RAC-1 la propuesta de debatir con Albert Rivera, el presidente de Ciudadanos. Tras el debate del estado de la nación, a finales de febrero, Iglesias se autoproclamó líder de la oposición y adujo esa condición para rechazar las ofertas de varias cadenas privadas para que se sentara con Rivera. Entonces señaló a Mariano Rajoy, el presidente del Gobierno, como su interlocutor. La tendencia negativa de Podemos en las encuestas, reflejada hoy por el CIS, ha hecho que el fundador del partido cambie de opinión.

“Claro que lo acepto, lo que pasa es que las reglas de la andante caballería señalan que el caballero retado tiene que elegir el sitio y el lugar”, ha dicho Iglesias. “Y más temprano que tarde haré una propuesta para que tengamos ese debate, claro”, ha continuado. “El problema es dónde y cuándo, pero yo creo que va a dejar de ser un problema en breve. Pronto haré una propuesta específica para tener un debate con Albert Rivera, será un placer”.

Rivera, que siempre se mostró dispuesto a participar en el debate, ha recogido el guante, aunque prefiere que el encuentro reúna también a los candidatos de PP y PSOE y discrepa de que tenga que ser Iglesias quien elija el formato y el lugar del pulso dialéctico. “Ya era hora de que se atreviese, aunque solo sea por la bajada que le dan las encuestas”, ha dicho el líder de Ciudadanos. “Invito a Rajoy, que no tenga miedo a hacer debates. Y a Pedro Sánchez”.

Ninguna de las dos formaciones ha puesto todavía fecha a la cita, ni tampoco descartan que esta tenga lugar durante la campaña para las elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo.

Iglesias había declinado hasta hoy debatir con Rivera porque ese cara a cara hubiera desmontado uno de sus principales estrategias, que consiste en demostrar que su principal rival es el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. No obstante, el líder de Podemos ha ido modulando su discurso. Hace dos semanas entró en un cuerpo a cuerpo sin muchos matices con el político catalán, y sus palabras ahora buscan una comparación del programa de Ciudadanos con el del PP. De ahí que utilice la palabra “recambio” para calificar el proyecto de Rivera, y que trate de identificar sus medidas con las propuestas que, según su análisis, han contribuido a la crisis económica.