Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro Sánchez perseguirá los “falsos contratos temporales”

El líder del PSOE presentará tres modalidades laborales: temporal, indefinida y de formación y relevo

Pedro Sánchez Ampliar foto
Pedro Sánchez, corriendo este domingo por el paseo de La Concha de San Sebastián. EFE

La primera medida que Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, adoptará si su partido gana las elecciones será la modificación radical de la actual legislación laboral: desde las modalidades de contrato hasta la mayor parte de los postulados que rigen en la reforma laboral aprobada por el gobierno del PP. Este será el compromiso que Sánchez explicite mañana martes en Madrid en un acto al que los socialistas otorgan la máxima relevancia.

Desde hace meses el PSOE prepara su alternativa laboral. Hay muchos asuntos urgentes pero ninguno como el lacerante desempleo y la precariedad de los nuevos empleos. Sánchez presentará un nuevo modelo laboral simplificado en tres contratos: indefinido, temporal y de relevo y formación.

Por tanto, ni un único contrato, como ha propuesto Ciudadanos —ahora en revisión— ni la multiplicidad existente. El principal objetivo del plan de Pedro Sánchez “es terminar con los falsos contratos temporales a tiempo parcial que, en realidad, deberían ser fijos”. La reforma está dirigida por la responsable federal de Empleo del PSOE, Mariluz Rodríguez.

“El gran agujero es el fraude en estos contratos. Hay abuso, hay fraude, hay engaño todos los días en la contratación”, señalan fuentes del equipo redactor de la reforma. Los socialistas no se limitarán a precisar mejor los tiempos de permanencia en el empleo de cada tipo de actividad, sino que “se penalizará” el falso empleo parcial con el establecimiento de infracciones de leves, a graves y muy graves. Las multas vendrán con subidas en las cotizaciones sociales, adelantan estas fuentes.

El PSOE rechaza una única modalidad de contrato porque entienden que hay actividades que se hundirían, como la hostelería. Además del contrato indefinido, se regula el contrato temporal y el de formación. Los temporales tendrán una duración máxima de 12 meses, aunque la negociación colectiva podrá modificar los límites con un mínimo de seis y un máximo de 24 meses, A través de la negociación colectiva se definirán los puestos de trabajo de carácter temporal.

¿Cómo acabar con la temporalidad?

A.D.

- El alto peso de los contratos temporales en el mercado laboral en España es su principal problema, con permiso del paro. Para resolverlo, los partidos proponen diferentes alternativas.

- El PP, que habló de reducir el número de contratos existentes, acabó creando uno más en la reforma laboral, el de emprendedores. Al final, creó una web para facilitar la elaboración de contratos pero mantuvo los cuatro modelos (fijo, temporal, de formación y en prácticas) y sus múltiples variedades.

- Ciudadanos y UPyD apuestan por el contrato único, una figura no explorada en ningún país, que ideó Fedea hace ya seis años. La propuesta siempre ha sido rechazada por sindicatos y patronales.

- El PSOE propone ahora reducir el menú a tres tipos de contrato y penalizar el excesivo fraude que hay actualmente.

Sánchez pretende rehabilitar la negociación colectiva, muy debilitada con la reforma laboral implantada por el PP. “Uno de nuestros objetivos es la lucha contra la temporalidad y la recuperación de la negociación colectiva”, señalan los autores del proyecto socialista.

El tercer tipo de contrato será, si ganan los socialistas, el de formación y relevo. “Se compatibilizará trabajo y formación para la adquisición de los estudios de la Educación Secundaria Obligatoria, ESO: para los certificados de profesionalidad y para los estudios de Formación Profesional”.

La relevancia que el PSOE da a la situación laboral se observará en la planificación que han hecho para la presentación de su alternativa, unida al ataque al gobierno en el Parlamento. Sobre “la desigualdad” en las condiciones de trabajo preguntará el miércoles Pedro Sánchez al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la sesión de control al Gobierno. El día anterior, cuando el líder socialista presente su proyecto, parlamentarios socialistas comenzarán su ofensiva, dirigida por el portavoz parlamentario de Empleo, Rafael Simancas. Este portavoz defenderá una iniciativa en favor de los parados de más de 45 años; María González Veracruz presentará una moción sobre “recuperación del talento” en torno a los jóvenes emigrados. Y así encadenarán iniciativas sobre las condiciones laborales de los subcontratados, a cargo de la diputada Sofía Hernanz. La ofensiva continuará con el secretario general del grupo, Miguel Ángel Heredia, sobre la reforma laboral y Patricia Blanquer, que se interesará por la precariedad laboral de los contratos bajos que las empresas o administraciones “externalizan”.

Acaso para no inquietar al empresariado, en el borrador del plan de Pedro Sánchez se lee que “el modelo de contratación justa pretende atender las diversas necesidades de contratación de las empresas y la defensa de los derechos de los trabajadores”.

30 provincias en 15 días

A.D.

Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, hizo el entrenamiento hace 10 meses cuando recorrió toda España, con tres y cuatro actos diarios, presentándose ante los militantes socialistas para pedirles el apoyo para ser el líder del partido en elecciones primarias. Ahora le viene la segunda vuelta para la campaña de las elecciones municipales y autonómicas del próximo 24 de mayo. Aunque la campaña oficial empieza la medianoche del 7 de mayo, Sánchez comenzó la rueda el pasado 14 de abril y no terminará hasta el 22 de mayo, día de reflexión. En los quince días estrictos de campaña hará treinta actos en otras tantas provincias.

No hay resquemor en ningún candidato a que Pedro Sánchez se suba al escenario para pedir el voto. El líder socialista estará presente en las 13 comunidades autónomas y las ciudades de Ceuta y Melilla, donde se celebran elecciones autonómicas, y también en las regiones que no celebran comicios -Andalucía, Galicia, Cataluña y País Vasco- para apoyar a los candidatos a las alcaldías de las principales ciudades. En Andalucía, Sánchez hará media docena de actos, aunque aún no está definido si en alguno de ellos coincidirá con la presidenta de la Junta en funciones, Susana Díaz.

Más información