Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP tienta ya a los fugados de UPyD hacia Ciudadanos

Los barones regionales inician contactos con los líderes locales del partido de Rivera

Fabra (izquierda) y Cantó se saludan en Alicante en 2012. Ampliar foto
Fabra (izquierda) y Cantó se saludan en Alicante en 2012. EFE

Mariano Rajoy y los dirigentes nacionales del PP arremeten en cuanto pueden contra la irrupción más o menos “oportunista” de Ciudadanos y el “carisma mediático” de su líder Albert Rivera, pero sus barones regionales ya han iniciado en sus territorios contactos con sus futuros interlocutores de esa formación de cara a previsibles pactos poselectorales. En algunos casos, además, han tentado a figuras políticas de UPyD muy reconocidas, como Toni Cantó o Francisco Sosa Wagner, que ya se han desmarcado de esa formación y que apuestan por una confluencia con Ciudadanos. Los presuntos fichajes han resultado por ahora frustrados porque los tocados no tienen interés en recalar en el PP, y menos ahora.

Lo nuevo, lo joven y lo fresco, esas características que tantos electores de centro y centro derecha valoran del partido y liderazgo de Rivera, son algunos de los aspectos que más preocupan a los estrategas del PP. Les inquieta para estas elecciones locales del 24 de mayo, pero también para las generales de noviembre, en las que su cartel electoral será otra vez Mariano Rajoy, de 60 años.

El líder popular y su número dos, Dolores de Cospedal, son los encargados de subrayar que el PP aporta experiencia, veteranía y conocimiento frente a lo que denominan “ocurrencias” de otros, siempre en alusión nada velada a Ciudadanos. Pero, en una estrategia perfectamente calculada y con reparto de papeles, los barones regionales del partido ni siquiera están esperando al comienzo oficial de la campaña para empezar ya a tender puentes hacia Ciudadanos.

Algunos dirigentes territoriales del PP, como por ejemplo los colaboradores de Alberto Fabra en la Comunidad Valenciana, ya han aprovechado las interlocuciones que mantenían antes con los dirigentes locales de UPyD que ahora se han mudado a Ciudadanos para retomar las conversaciones y un buen clima de entendimiento. Todo ello pensando en futuros pactos poselectorales. Además, la candidata de Ciudadanos a la Generalitat Valenciana, Carolina Punset, la hija del divulgador científico, es concejal en Altea de una agrupación independiente que ya gobierna con el PP.

En la Comunidad Valenciana el PP dispone ahora de 55 escaños, cinco por encima de la mayoría absoluta, pero hasta sus más recientes encuestas vaticinan una pérdida de más de 20 diputados. Las alarmas han sonado igualmente en el Gobierno de la capital valenciana, pese al supuesto tirón de la popular Rita Barberá.

El equipo que dirige en esa autonomía Fabra ha puesto en marcha medidas drásticas para paliar algo los años de connivencia con los casos de corrupción, en los que llegaron a acumular 11 imputados en sus filas. Han renovado el 70% de las listas, eliminado a todos los imputados, y propuesto la reducción de escaños y hasta listas abiertas. Pero los sondeos parecen conducir a un resultado electoral ejemplarizante. En su afán por conectar con las nuevas demandas ciudadanas, han diseñado, como han hecho en otras autonomías, una campaña más cercana, más dialogante. Y Fabra, además, ha enviado a un emisario, eurodiputado del PP, a intentar sondear las posibilidades de fichar al mediático actor Toni Cantó. El amago no dio ningún resultado.

Un dirigente popular valenciano llamó a Toni Cantó para conocer su situación

No es el único caso. En Baleares, el candidato autonómico del PP, José Ramón Bauzá, ha aprovechado una reciente visita a Madrid para reclamar el teléfono móvil particular de Rivera para llamarle y tener una charla preparatoria. En su comunidad, Ciudadanos no tiene ni candidato reconocido ni casi militantes (apenas 120) y Bauzá ha preferido dirigirse directamente al líder. Hace apenas un mes, el PP balear contrató una encuesta y Ciudadanos no salía. El último fin de semana, un grupo de comunicación publicó un sondeo donde el partido de Rivera ya disponía de grupo parlamentario propio y resultaba básico para un hipotético Gobierno de coalición.

El panorama no es muy distinto en Murcia, donde el PP llevaba hasta ahora 20 años de Gobiernos autonómicos con mayoría absoluta. Esa holgura de votos se ha perdido: Ciudadanos también surge en su tablero político de forma determinante, el PP sufre una sangría pese a la renovación aplicada en sus candidaturas y para este fin de semana han preparado, en plena precampaña, la visita del propio Mariano Rajoy para insuflar ánimos y algo de tirón. El candidato, Pedro Antonio Sánchez, también ha intentado abrir vías de conexión hacia Ciudadanos.

El popular José Antonio Monago en Extremadura cuenta a su favor, en este mismo sentido, con que ya conoce bien y mantiene una buena relación personal con la candidata de Ciudadanos, María Victoria Domínguez, que fue aspirante del PP en 2003 a la alcaldía de Plasencia y cuyo padre fue alcalde del PP en otro municipio.

Más información