Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior releva al jefe de Asuntos Internos y mantiene a Villarejo

Marcelino Martín-Blas es relegado al Consejo Asesor de la Dirección General de la Policía

Comisario José Villarejo Ampliar foto
El comisario José Villarejo.

El Ministerio del Interior ha cambiado este martes de destino al comisario Marcelino Martín-Blas como jefe de Asuntos Internos de la Policía, denunciado en febrero por José Manuel Villarejo por “manipular pruebas” en el procedimiento en curso sobre Francisco Nicolás Gómez Iglesias, El Pequeño Nicolás. La policía ha tomado partido claramente por el comisario Villarejo sobre el que abrió una investigación por incompatibilidad hace casi un mes, tras publicar EL PAÍS que compaginaba su función como policía con la propiedad de al menos 12 empresas con un capital social superior a los 16 millones de euros. El ministro del Interior, Jorge Fernández, anunció la apertura del expediente el 12 de marzo y un portavoz de la policía explicó este martes que aún no estaba cerrado.

La disputa entre ambos comisarios viene de lejos. Fue en el denominado caso Emperador, en el que aparecía un hijo de Villarejo en unas conversaciones telefónicas grabadas con uno de los imputados vinculados al empresario de origen chino Gao Ping.

Estos enfrentamientos culminaron con la investigación del caso Nicolay, en el que El Pequeño Nicolás aseguró haberse reunido con el financiero Javier de la Rosa y que este le dijo que Villarejo le había pagado 200.000 euros y le debía otro tanto. Además, en un informe de Servicios Internos se identificaba erróneamente al comisario Villarejo como la persona con la que estuvo El Pequeño Nicolás hablando en el parque Santander de Madrid el 17 de noviembre pasado. Ello provocó la denuncia en febrero de este último contra Marcelino Martín-Blas que ha forzado su destitución dos meses después.

En las últimas semanas se venían produciendo duros enfrentamientos entre ambos comisarios, tanto en reuniones internas como en acusaciones a la prensa de que uno y otro habían participado en operaciones policiales encargadas con intencionalidad política. Entre ellas figuran las investigaciones sobre el ático en Estepona (Málaga) del presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, o el informe sobre la fortuna de la familia de Jordi Pujol, ambas atribuidas al comisario Villarejo.

Fuentes policiales informaron este martes del cambio de destino de Martín-Blas, que deja de ser comisario jefe de Asuntos Internos y se integra en el Consejo Asesor del Director General de la Policía, un cargo sin funciones. Será sustituido por el hasta ahora jefe de la Brigada Central de Estupefacientes, Francisco Migueláñez.

Respecto a la investigación en curso sobre la posible incompatibilidad del comisario Villarejo, las mismas fuentes han señalado que “se trata de un procedimiento administrativo que se puede demorar entre mes y medio y dos meses de días hábiles”.

Martín-Blas será sustituido por el hasta ahora jefe de la Brigada Central de Estupefacientes, Francisco Migueláñez

La Ley Orgánica 53/84 de 26 de diciembre, de incompatibilidades del personal al servicio de las Administraciones Públicas, parte como principio fundamental de la “dedicación a un solo puesto de trabajo”. El artículo 14 establece que “el ejercicio de actividades profesionales laborales, mercantiles o industriales fuera de las Administraciones Públicas requerirá el previo reconocimiento de compatibilidad”. Y añade que esa resolución corresponde al Ministerio de la Presidencia.

Además, la disposición adicional tercera establece que “el Consejo Superior de la Función Pública informará cada seis meses a las Cortes Generales de las autorizaciones de compatibilidades concedidas en todas las Administraciones Públicas”. En caso de que, como afirma Villarejo, la policía le haya autorizado, sus actividades privadas tienen que constar en ambos registros. Sus negocios millonarios incluyen actividades privadas de investigación, consultoría, servicios jurídicos, negocios inmobiliarios y hasta un hospital.

Más información