Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
SANIDAD

Los médicos advierten de los “graves riesgos” de que los enfermeros receten

El Gobierno ha prometido un real decreto al respecto para fin de año

El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, (centro) al inicio de la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud que aprobó l prescripción enfermera el 23 de marzo.
El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, (centro) al inicio de la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud que aprobó l prescripción enfermera el 23 de marzo. EFE

La aprobación en el último Consejo Interterritorial del real decreto que va a regular la prescripción de medicamentos por los enfermeros ha soliviantado a los facultativos. En un comunicado emitido hoy sábado -un día poco habitual para hacer declaraciones, lo que muestra su preocupación-, la Organización Médica Colegial (OMC) ha manifestado que "permitir de forma autónoma a los enfermeros emitir órdenes de dispensación de medicamentos no sujetos a receta médica, sin prever límites o condición alguna, se pueden provocar graves riesgos" en la población. Entre ellos, que "interfieran, e incluso alteren" los tratamientos prescritos por el médico u odontólogo.

La posibilidad de que el personal de enfermería indique a un paciente lo que puede tomar en algunos casos se debate desde 2009, cuando se inició el proyecto de regular la situación. La Organización Colegial de Enfermería afirma que se trata de "dotar de seguridad a la práctica asistencial de los enfermeros y enfermeras que diariamente se ven a obligados a tomar múltiples decisiones respecto a medicamentos sin contar con la seguridad jurídica necesaria". Es decir, que ellos ya indican o usan algunos fármacos y productos sanitarios por su cuenta (una pomada con antibiótico, un tipo de apósito) y que eso es parte de sus funciones, con lo que el real decreto, según el borrador actual, lo que hace es protegerles legalmente. El secretario general de Sanidad, Rubén Moreno, ha prometido que el real decreto estará listo a finales de año.

Aunque el Ministerio de Sanidad no ha facilitado el borrador, por lo que se ha podido saber este distingue dos casos: los medicamentos que se pueden obtener sin receta y los demás. Para los primeros, "la prescripción se realizará de forma autónoma" en función de los conocimientos y experiencia del enfermero. Para los segundos solo lo podrá hacer en base "a las evidencias contrastadas en las guías de práctica clínica y asistencial y protocolos validados por los consejos generales de enfermeros y médicos". Para poder tomar esta iniciativa, los enfermeros deberán pasar un proceso de acreditación.

Ninguna de estas posibilidades gusta a los médicos. En su comunicado, la OMC indica que "la prescripción forma parte indisoluble del acto médico", y muestra su "preocupación y rechazo" ante la intervención de otros profesionales sanitarios. También afirman que" la acreditación administrativa en ningún caso puede modificar las competencias profesionales recogidas en la Ley de Ordenación de la Profesiones Sanitarias y poner en peligro la salud pública".

La OMC está dispuesta a dar la batalla en este terreno. "El desarrollo irresponsable de este borrador de proyecto en los términos actuales es inaceptable", afirman, por lo que expresan su "oposición total al mismo con la adopción de todas aquellas actuaciones" que consideren necesarias.

Los médicos aprovechan el comunicado para reclamar otros dos aspectos: que se imponga de una vez el modelo de receta privada, pendiente desde 2013, e "implementar la trazabilidad para el seguimiento singular de cada envase de medicamento que permita identificar de forma precisa: fabricante, procedencia, distribución, prescripción y dispensación de cada envase", algo que es "inconcebible" que no suceda actualmente.