Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre: “Moreno no superó el estigma de ser designado a dedo”

Critica al candidato andaluz y evita aplaudir en el comité del Partido Popular

El de esta mañana ha sido un comité de dirección de ausencias. La mayor parte de los presidentes autonómicos del PP evitaron presentarse en la sede de la calle Génova para la foto en la resaca de la dolorosa derrota de Andalucía. Pese a todo, los dirigentes que acudieron, empezando por el presidente nacional del partido, Mariano Rajoy, elogiaron el esfuerzo y la campaña para animar al cabeza de cartel, Juan Manuel Moreno Bonilla, que pronunció un breve discurso. Al acabar sus palabras, recibió el aplauso del resto de dirigentes. De todos menos de una. Mientras el resto aplaudía, Esperanza Aguirre se quedó de brazos cruzados con un ostensible gesto de desacuerdo, según varios de los presentes.

A la salida de la reunión, que duró poco más de una hora, mientras el portavoz del partido Carlos Floriano intentaba poner paños calientes al descalabro en Andalucía en otra comparecencia complicada, Aguirre evidenció su malestar en declaraciones a varios medios de comunicación. "Moreno no supo superar su estigma de haber sido designado a dedo", dijo en Telemadrid la también candidata a la alcaldía de Madrid, elegida bajo la misma fórmula.

El gesto de Aguirre fue muy comentado a la salida de la cita del PP, donde varios dirigentes cuestionaron su actitud en un momento muy difícil para el partido. El desencuentro de la candidata a alcaldesa de la capital con la dirección, llega solo dos semanas después de que Aguirre amenazase con no ser cabeza de cartel en Madrid si le obligaban a dimitir como presidenta del PP de Madrid para montar una gestora. Al final, ambas partes llegaron al acuerdo de que Aguirre abandonaría esa responsabilidad en el partido solo después de las municipales, con manos libres para manejar las listas y el programa electoral.

Otros dirigentes populares como el ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, y el presidente del Congreso de los Diputados, Jesús Posada, lamentaron también hoy los malos resultados de Andalucía, aunque ambos evitaron hacer críticas a su candidato, como sí ha hecho Aguirre.  Para el ministro, el resultado en Andalucía ha sido “mucho peor, infinitamente peor del que se podía esperar. No hay motivo para la alegría”.

En un desayuno informativo organizado por la Red de Casas de su departamento, Margallo ha asegurado que se ha producido en el mapa electoral andaluz “un giro a la izquierda radical que se ha visto favorecido por la fragmentación del voto centro derecha” y ha atribuido la pérdida de 17 escaños por parte del PP a los recortes en políticas sociales. “Cuando te enfrentas a una enfermedad terminal y recetas un régimen, a la gente no le gusta y opta por algo diferente”, ha dicho.

“Ha habido que apretarse el cinturón en materia presupuestaria y ha habido que hacer reformas estructurales que han tocado nervios muy sensibles y entonces la gente no te vota”, ha admitido. Pese a ello, ha negado que Rajoy haya fracasado en su política económica y ha defendido la necesidad de insistir en la misma aunque, eso sí, “explicándolo mejor”.

Más información