Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro de cada cinco españoles cree que la economía está “igual” o “peor”

La preocupación de los ciudadanos por la corrupción ha bajado siete puntos en un mes

La preocupación de los ciudadanos por la corrupción ha bajado siete puntos en un mes, pero la inquietud que generan los problemas sociales —especialmente la sanidad, la educación y los recortes— se ha incrementado, aunque ligeramente. A un mes de las elecciones andaluzas y a tres de las autonómicas y municipales, el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), presentado este miércoles, muestra que más de la mitad de la población sigue pensando que la situación económica no mejorará dentro de un año frente al 28% que opina que sí.

Principales problemas de España ampliar foto
Principales problemas de España

La encuesta de febrero refleja que cuatro de cada cinco españoles —el 81,3% frente al 84% de enero— creen que el panorama económico es igual o peor que hace un año, aunque el 17% opina que es mejor, dos puntos más que el mes anterior. A pesar del descenso, la corrupción mantiene el segundo lugar entre las principales preocupaciones de la población, solo por detrás del paro, cuya tasa supera el 23%, según la última Encuesta de Población Activa (EPA). El desempleo sigue encabezando la lista de los problemas: lo mencionan el 78,6% de los encuestados frente al 79,4% del barómetro anterior. La corrupción, en cambio, ahora es mencionada por el 48,5%; en enero la cifra llegaba al 55,5%.

Las preocupaciones de los españoles por la sanidad y la educación han subido casi dos puntos en solo un mes

El CIS también pregunta a los ciudadanos si la situación política será mejor, igual o peor dentro de un año, es decir, después de las elecciones generales, en las que —según las principales encuestas— se apunta hacia el final del bipartidismo. El 22,6% cree que será mejor, dos puntos más que en enero. La mayoría, sin embargo, sigue pensando que el panorama será igual o peor: así lo cree el 56,6% frente al 63,5% del mes anterior. Una diferencia de casi siete puntos.

El CIS ha efectuado esta encuesta entre el 2 y el 11 de febrero, un periodo que —a diferencia de meses anteriores, en los que se revelaron casos como la Operación Púnica o las tarjetas black de Caja Madrid— no ha estado marcado por grandes escándalos de corrupción, aunque sí por sucesos políticos relevantes. Por ejemplo, el pacto entre el PP y el PSOE para la reforma legal contra el terrorismo yihadista, la reciente aprobación de la prisión permanente revisable y la consolidación de Podemos como segunda fuerza política en estimación de voto. La destitución de Tomás Gómez del PSM y el debate del estado de la nación, dos acontecimientos importantes, se produjeron cuando ya se había realizado el sondeo.

Las preocupaciones por la sanidad han subido casi dos puntos (del 10,2% al 12,1%) hasta ubicarse como el quinto problema que inquieta a los españoles. Lo mismo ocurre con la educación (en séptimo lugar al pasar del 7,1% al 9,5%) y, en menor medida, con los problemas de índole social (del 9,8% al 10,5%) y los recortes (del 3,4% al 3,6%).

El mes de febrero ha estado marcado por las críticas al Gobierno por la aprobación de las carreras de tres años y los másteres de dos. Por ejemplo, las comunidades autónomas se sumaron, de forma mayoritaria, a la prórroga que habían acordado los rectores. En el ámbito sanitario, en cambio, la encuesta ha coincidido con las protestas de los enfermos de hepatitis C, que han pedido financiación pública para poder acceder a los costosos tratamientos.

Después del desempleo y la corrupción, los españoles mencionan los problemas económicos (24,5%) y los partidos y políticos (20,1%) como las principales inquietudes, con cifras similares a las de enero.

Noctámbulos, pero madrugadores

Los hábitos de sueño trazan el perfil del español medio: es noctámbulo y también madrugador. Tres de cada cuatro se acuestan después de las once de la noche en los días laborables y dos de cada cinco, después de las doce, según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). ¿Esto significa que se levantan más tarde? No necesariamente. Casi tres de cada cinco consultados declaran que dejan la cama antes de las ocho de la mañana.

Las rutinas se mantienen para la mitad de los ciudadanos, que aseguran que duermen más o menos las mismas horas que hace cinco años. Pero también se observa un quiebre en los resultados: casi un tercio de la población —concretamente el 35,5%— declara que dedica menos horas que antes.

Los resultados de la encuesta muestran a un español feliz (con una media de 7,56 puntos sobre 10), satisfecho con su vida en general y que valora, en primer lugar y en este orden, sus relaciones familiares, salud y pareja. 

Siete de cada diez aseguran, además, que no fuman y presumen de buena salud. Casi una cuarta parte de la población (23,7%) considera que su salud es regular frente al 58,4% que piensa que es buena; el 13%, muy buena; y el 4,9%, mala o muy mala. Más de la mitad dice que hace deporte varias veces por semana. Alrededor del 30% de los ciudadanos se ejercita diariamente, casi la misma cifra de quienes declaran que no lo hacen nunca o casi nunca.

La organización territorial también ha tenido espacio en el último barómetro del CIS. Un poco más de la mitad de los consultados asegura que se siente tan español como de su lugar de origen y el 17,% se considera únicamente español. Un tercio afirma que prefiere un Estado como el de ahora, con comunidades autónomas, frente al 8,6% que se inclina por un Estado en el que se reconozca la posibilidad de las autonomías de independizarse.

Más información