Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dormir con Estivill o con González

Dos pediatras popularizan métodos opuestos para educar los hábitos nocturnos del bebé

Algunos pediatras apoyan que los bebés duerman con sus padres, el consenso médico lo desaconseja
Algunos pediatras apoyan que los bebés duerman con sus padres, el consenso médico lo desaconseja Getty Images

Dos médicos se han colado en el dormitorio de miles de padres españoles. Por un lado, Eduard Estivill, pediatra neurofisiólogo y especialista europeo en medicina del sueño, autor del bestseller Duérmete niño (1996). Su fórmula: el sueño es un hábito que se enseña en una semana aplicando un método conductual que consiste en dejar llorar al niño a intervalos pautados (primero un minuto, luego 3, luego 5) para que aprenda a tranquilizarse y a dormir solo del tirón.

Al otro lado, Carlos González, el pediatra autor del exitoso Bésame mucho, plantea una filosofía de apego que asume y respeta que los niños sanos simplemente duermen como duermen hasta que aprenden naturalmente, y considera que siempre que los niños lloran hay que atenderlos.

González defiende además como una opción práctica el colecho (toda la familia en la misma cama). Estivill lo desaconseja y recomienda sacar al bebé a su propio cuarto a los tres meses. Respecto a dónde deben dormir los bebés, el consenso de las asociaciones pediátricas es que lo “más seguro” para prevenir la muerte súbita del lactante y posibles ahogamientos es que, hasta al menos los seis meses, duerman en su propia cuna, pero junto a sus padres en el mismo cuarto.

Tanto Estivill como González tienen fans fervorosos y feroces críticos. A unos, lo de dejar llorar les parece cruel y traumático, una domesticación egoísta; para otros, el laissez faire de la crianza natural crea niños consentidos y dependientes y esclaviza a los padres.

Estivill niega la mayor. “Las críticas al método conductual son opiniones frente a una realidad científica: es supereficaz para aprender a dormir y nada traumático a la larga”. “Funciona en el 94% de los casos y en los pocos que no, suele haber un problema emocional de la madre”, continúa el médico al que su amigo Joan Manuel Serrat bautizó como el Doctor Sueño. “Es un debate ficticio, solo una minoría de padres se refugian en grupos fundamentalistas que defienden que nunca hay que frustrar al niño, aunque haga pipí en el sofá, coma en el suelo o quiera dormir con ellos”, dice.

La visión de Carlos González sobre el método que él no aplicaría es mucho más… como sus consejos. “Estivill piensa una cosa, yo no estoy de acuerdo… tampoco es el fin del mundo”, dice. “Si lo que quieres es que el niño no te moleste, no pongo en duda el método conductual, claro que funciona, lo que cuestiono es el objetivo”, dice, “si no le haces caso, el niño dejará de llorar, sí, pero lo que yo quiero es que mi hijo confíe en mí y sepa que le voy a prestar atención cuando lo necesite”. “Si me preguntas ¿quiénes son mejores padres, unos que hacen el método Estivill o unos que no? ¡Pues no sé! Eso depende de lo que hagan el resto del día”, dice González. “Lo importante es entender que nadie lo hace todo bien”.

Ambos pediatras coinciden en que el debate se radicaliza en Internet “donde se dicen muchas cosas y no siempre las más sensatas”, según González. “Supongo que en ambas escuelas hay prejuicios y que las madres son reñidas por hacer una cosa y la contraria, y también sospecho que la maternidad nos hace muy susceptibles”, concluye.

Estivill y González trabajaron hace años en el mismo hospital de Barcelona, pero apenas se trataron. Solo han coincidido en un debate radiofónico (ni siquiera en el mismo estudio). “Lo medios de comunicación no son el foro adecuado para un debate científico”, dice Estivill. “Tal como está la tele”, bromea González, “la cosa podría acabar siendo La isla de los pediatras”.