Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ángel Gabilondo ya es el candidato

La operación de Pedro Sánchez para sustituir a Tomás Gómez por el catedrático de Filosofía ha contado con el respaldo de los militantes

Ángel Gabilondo, en su despacho.
Ángel Gabilondo, en su despacho.

La crisis se ha resuelto en once días. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, dio un golpe de fuerza para poner al frente de la candidatura a la Presidencia del Gobierno de Madrid al catedrático Ángel Gabilondo, y el partido le ha seguido. Gabilondo será el cartel electoral que los socialistas presentarán en las elecciones del 24 de mayo junto a Antonio Miguel Carmona, que será el aspirante a la alcaldía de la capital. Nadie discutirá a Sánchez esta sustitución, a pesar de que permanezcan para siempre en algunos las dudas sobre el procedimiento.

Todos los pasos se han dado. La Comisión Federal de Listas aprobó ayer el dictamen presentado por la comisión gestora del PSM, presidida por Rafael Simancas, por lo que Gabilondo (sin carné del partido), pasa a engrosar el listado de candidatos socialistas para las elecciones municipales y autonómicas del próximo mes de mayo. Ahora queda la votación del comité federal a últimos del mes de marzo. Gabilondo “ha aceptado” el ofrecimiento de la comisión de listas, ante la que su presidente, Rafael Simancas, se presentó pertrechado por los abrumadores datos favorables cosechados por el profesor frente al concejal Pedro Zerolo.

De las 138 asambleas celebradas entre el 18 y el 20 de febrero, 132 han votado a favor de Gabilondo y 117 de ellas, por unanimidad. El candidato Pedro Zerolo obtuvo el apoyo total de seis agrupaciones. No obstante, la participación fue baja, aunque, como resaltan en la gestora, el procedimiento de mano alzada o urna fue “absolutamente democrático”.

El sistema no es extraño porque es el que ha imperado en el PSOE antes de la introducción de las primarias. La ausencia de estas fue lo que llevó a Amparo Valcarce, afín a Tomás Gómez, a retirarse.

Nadie ha objetado en la Comisión Federal de Listas el procedimiento, sino que se ha convenido que fue un acierto el impulso de la candidatura de Gabilondo a tenor de la acogida que ha tenido de los militantes, como señaló, entre otros, el secretario general de los socialistas extremeños, Guillermo Fernández-Vara.

Hubo elogios para Rafael Simancas y los miembros de la gestora por el trabajo hecho en pocos días para taponar la crisis madrileña.

Esta se desató el 11 de febrero aunque se fraguó semanas antes. La opción “dialogada” no salió, por cuanto que el secretario general destituido, Tomás Gómez, no accedió a dar el paso atrás que le pidió Pedro Sánchez. Quienes recelan del procedimiento seguido —la suspensión de la ejecutiva regional y de todos sus órganos— siguen considerando que se debería haber trabajado más intensamente por un abandono voluntario de Gómez, pero no ponen en duda la pertinencia de la candidatura de Ángel Gabilondo. El líder socialista encargó a su persona máxima confianza, César Luena, secretario de Organización que encontrara el cauce adecuado. El aparato buceó en los estatutos del partido y optó por la versión más rigorista respecto a lo que la dirección federal puede hacer con sus federaciones: suspenderla. La operación se completaba con poner al frente de la gestora a Rafael Simancas, diputado nacional y exsecretario general del PSM, con prestigio en todo el PSOE.

Aunque algunos críticos con Pedro Sánchez encuadran esta operación en un interés puramente orgánico —es decir, de mostrar el control sobre una federación—, la versión más extendida es que el objetivo es puramente electoral. También hay quien sostiene que uno no invalida la otra. A Gabilondo no se le discutió ayer en la comisión de listas, sino todo lo contrario, como señalaron algunos de sus miembros. Entre ellos, César Luena, la responsable de participación ciudadana, María González Veracruz; de Igualdad, Carmen Montón; de Política Municipal, Adriana Lastra; de Administraciones Públicas, Susana Sumelzo, y los secretarios generales de Extremadura, Guillermo Fernández-Vara y de Galicia, José Ramón Gómez Besteiro, entre otros. No acudieron a la reunión por tener actos en sus regiones, el secretario general de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y la máxima dirigente de los socialistas cántabros, Rosa Eva Díaz Tezanos.

Estas ausencias se consideran del todo justificadas aunque sí fue comentado por algunos de los presentes la incomparecencia de dirigentes socialistas andaluces, miembros de esta comisión como Antonio Pradas, secretario de Política Federal de la ejecutiva de Sánchez (y mano derecha de Susana Díaz) y el secretario de Organización Juan Cornejo. Del socialismo andaluz no se ha escuchado ninguna opinión sobre este episodio madrileño. Se sabe que no ha gustado el procedimiento, pero nadie estuvo ayer en la comisión para decirlo. Lo importante ahora es que “con Gabilondo hay partido”, dicen en la gestora sobre este profesor, que hoy hará su presentación en Madrid en un lugar ajeno a los locales del PSOE, partido al que las encuestas le son desfavorables