Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Incautadas 2.500 toneladas de alimentos fraudulentos en 47 países

La Interpol desarrolla una operación contra el comercio de comida y bebidas falsas

Carnicería en el mercado de Harborough, en el centro de Inglaterra.
Carnicería en el mercado de Harborough, en el centro de Inglaterra.

Whisky y vodka fraudulentos, café de menos calidad de la que ponía la etiqueta, pescados y mariscos que se vendían como frescos pero eran congelados, falsa mozzarella... La Interpol ha desarrollado una macrooperación contra el fraude en comida y bebidas entre diciembre de 2014 y el pasado enero en 47 países, entre los que se encuentra España. La operación Opson IV -la Interpol ha desarrollado varias campañas de este tipo contra el fraude alimentario- se ha cerrado con la incautación de 2.500 toneladas de comida y bebidas.

En el caso de España, la Interpol ha destacado, a través de un comunicado, las más de 2.400 inspecciones desarrolladas por la Guardia Civil. Como resultado, se ha localizado a una compañía que vendía café como 100% Arabica, pero en verdad era una mezcla de menor calidad. La semana pasada, el instituto armado informó de que, dentro de esta operación, se habían inmovilizado más de 51.000 kilos de alimentos en Tarragona. La Guardia Civil detectó la venta y conservación de pescado, carne y marisco en almacenes clandestinos. Además, se detectaron alteraciones de la fecha de caducidad de los productos y transporte y manipulación de alimentos sin control sanitario. La operación en España se ha cerrado con 1.663 infracciones administrativas y 26 personas detenidas.

Fraudes parecidos se han localizado en otros países que también han participado en Opson IV. En Italia, por ejemplo, se han incautado 31 toneladas de pescados y mariscos que se vendían como "frescos pero que habían sido congelados y rociados con una sustancia química que contiene ácido cítrico, fosfato y peróxido de hidrógeno para hacer que parecieran recién capturados", según ha detallado Interpol. Para Michael Ellis, uno de los responsables de Interpol encargados de la operación, este tipo de prácticas "plantean una amenaza real para la salud y la seguridad". "La gente está en grave riesgo y en algunos casos muriendo a causa de la codicia de los criminales cuya única preocupación es hacer dinero", sostiene Ellis. 

La operación internacional también se ha centrado en las bebidas alcohólicas. "De los casi 275.000 litros de bebidas incautadas en todos los países, el alcohol falsificado es el producto más arraigado", ha indicado Interpol. En el Reino Unido, por ejemplo, se localizó una planta que falsificaba una marca de vodka. "Los agentes descubrieron más de 20.000 botellas vacías para llenar, cientos de envases vacíos de cinco litros de anticongelante que había sido utilizado para hacer el alcohol falsificado, así como una unidad de ósmosis inversa para eliminar del producto químico color y olor". En Uganda, también se han localizado "botellas de whisky falso" y, en Ruanda, se intervino en "una tienda que vendía cerveza falsa" que rellenaba las botellas originales.

"Este año, los resultados de Opson reflejan claramente la amenaza que representa el fraude alimentario, que afecta a todo tipo de productos y todas las regiones del mundo", ha señalado Chris Vansteenkiste, responsable de Interpol-Europol, el cuerpo que ha coordinado la operación internacional. 

La campaña también se ha perseguido el fraude en los suplementos dietéticos. Las autoridades de Estados Unidos han centrado sus esfuerzos en los envíos por correo de este tipo de sustancias. Y, en Bélgica, se han localizado suplementos alimenticios supuestamente derivados de la medicina tradicional china. Según Interpol, en los análisis de estos productos aparecieron "altas concentraciones de mercurio".

Más información