Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Little Venezuela’ crece en Canarias con la carestía y la inseguridad del país

Tenerife se convierte en refugio de los venezolanos en el exterior ante la crisis alimentaria

Nelson Viteznik, ante su restaurante EL Turpial.
Nelson Viteznik, ante su restaurante EL Turpial.

Nelson Viteznik, de 37 años, decidió en 2002 que no quería que Venezuela fuera el país en el que sus hijos crecieran. Se trasladó a vivir a Tenerife con su mujer, nacida en la isla, y allí montaron la cafetería El Turpial (en honor al ave oficial de Venezuela). “Aquí el sistema funciona”, asegura, refiriéndose a la seguridad social o las garantías jurídicas. Esa es para él la gran diferencia con su país. No piensa regresar. La carestía de alimentos y la inseguridad han hecho crecer en los últimos años la colonia venezolana en las islas.

El archipiélago canario es refugio de muchos venezolanos —unos 47.000, según los datos del Instituto Canario de Estadística— , el 72% en Tenerife. El número superaría los 100.000 “si se incluye a sus familiares, a aquellos españoles que tienen la doble nacionalidad o a quienes se encuentran en situación ilegal”, explica el profesor de Historia de América de la Universidad de La Laguna, Manuel Hernández.

La histórica emigración canaria a Venezuela, conocida popularmente en el archipiélago como “la octava isla”, marcó una relación de ida y vuelta que hoy está más vigente que nunca. Resulta prácticamente imposible encontrar una familia tinerfeña en la que alguno de sus miembros no haya emigrado al país latinoamericano. Las cifras oficiales hablan de unos 72.000 canarios viviendo allí, “sin embargo, las personas con algún origen en las islas puede rondar el millón”, apunta Hernández. Hasta el libertador Simón Bolívar tenía ascendencia tinerfeña.

En 1974, el entonces cónsul venezolano en Canarias creó la Casa de Venezuela en Tenerife, punto de encuentro de personas que compartían su afecto por aquel país. Con el paso de los años, este club social y deportivo se ha ido abriendo al conjunto de la sociedad isleña, pero aproximadamente el 10% de sus más 1.200 socios actuales son de origen venezolano, como José Carballo, de 54 años, los 14 últimos en Tenerife. “En mi país das una patada a una piedra y te salen 100 canarios de debajo”, bromea. “Yo estaba económicamente muy bien en mi tierra, pero la inseguridad nos obligó a marcharnos”. Primero se mudó a Canadá — “Pero aguanté un año. Demasiado frío”, explica—. Y puso rumbo a Tenerife, de donde procedía su esposa. “Esto es idéntico a Venezuela, lo único que organizado”

Venezuela está considerada como el país más inseguro del mundo según un informe de la firma Gallup de mediados de 2014. En el plano económico, el desabastecimiento de productos básicos como papel higiénico o pañales, y una inflación del 60 %, trasladan la imagen de un país al que la mayoría de los que están fuera no tienen intención de regresar, y del que a su vez no son pocos de los que desean salir.

“¿Pero cómo van a irse? El que no tiene recursos está imposibilitado, y el que posee algún negocio o propiedades no encuentra quién se las compre”, añade Carballo. Su suegro, Luis Cubas, es uno de ellos. Con 86 años, y después de 50 en Venezuela, regresó a Tenerife en 2004. Allí mantiene varios negocios que no pudo vender, y reconoce que el clima de inseguridad ya era insostenible. “Me atracaron más de 10 veces, y algunos de los ladrones eran amigos míos que conocía de toda la vida”. Le gritaban entrando a la tienda: “¡Esto es un atraco!”, y él les respondía: “¡Pero si eres tú!”, y entonces el atracador se levantaba la camisa y le enseñaba la pistola que llevaba sujeta a la cintura del pantalón para evitar malentendidos.

Rafael Flores, El Morocho, es un músico venezolano afincado desde hace 25 años en Tenerife. Su amigo Renzo Larez, vocalista de la orquesta venezolana Billo ´s Caracas Boys —que congregaban a miles de tinerfeños en los carnavales de Santa Cruz en los ochenta—, le ha pedido ayuda para venirse. Preguntado por qué quiere volver a la isla, Larez, de 55 años, responde: “Por el entusiasmo que recibí en eñ año 85 de gente tan calurosa y alegre”.

En las ciudades y pueblos de Tenerife florecen locales donde degustar la cocina tradicional venezolana: arepas, cachapas, tequeños o pabellón criollo. La arepera Canaima es, de entre todas, la que goza de mayor popularidad. El propio embajador de ese país en España no olvida pasar por aquí cuando viaja a la isla. Su propietario es Juan José Fumero, emigrante canario que después de 22 años retornó a la isla en 1991. Recuerda orgulloso que la última vez que el diplomático estuvo en ella, hace unos meses, le aseguró: "He comido mejores cachapas que en Caracas".

Más información