Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlos Floriano será el director de campaña del PP para las elecciones

El presidente ha anunciado la decisión en la reunión del Comité Ejecutivo

Rajoy tranquiliza a los suyos y les asegura que en sus encuestas son la primera fuerza

Carlos Floriano (d) junto a Rafael Hernando en el Comité Ejecutivo del PP.
Carlos Floriano (d) junto a Rafael Hernando en el Comité Ejecutivo del PP.

El PP arranca el año con una gran inquietud ante las encuestas que se están publicando, que auguran una debacle en las próximas elecciones autonómicas y municipales de mayo, pero Mariano Rajoy intentó este lunes calmar los ánimos y aseguró a los dirigentes reunidos en el Comité Ejecutivo que sus propias encuestas, las que encarga el PP, son mucho mejores y les colocan aún como primer partido. El presidente no dio cifras, pero en la reunión más reducida de la cúpula en Toledo este fin de semana Pedro Arriola, el gurú de Rajoy, les dijo que el PP está primero con el 27%-28% (casi 20 puntos menos que en 2011) con Podemos como segundo partido, seguidos del PSOE, muy débil.

El PP o “el abismo”

María Dolores de Cospedal mostró una nueva versión del que va a ser el mensaje central de la campaña del PP: la idea de que la alternativa es entre este partido y el caos. La secretaria general aseguró que el PP es una “garantía de estabilidad”. “La inestabilidad nos lleva al abismo y a la pobreza”, aseguró. La campaña estará pues centrada en esta idea, en la unidad de España —es muy probable que haya elecciones en Cataluña en marzo, creen en la cúpula— y en la recuperación económica.

La elección de Carlos Floriano implica continuidad, y su mano derecha será Juan Carlos Vera, un hombre de confianza de “la casa” como llaman al PP. Pero sí hay una novedad. La de Pablo Casado, nombrado portavoz del comité de campaña, esto es, la cara visible. Este joven dirigente madrileño, que lideró las Nuevas Generaciones en esta comunidad y se hizo conocido con un durísimo discurso contra la izquierda que “idolatra a asesinos como el Che Guevara”, fue muy cercano a Esperanza Aguirre y después trabajó como jefe de Gabinete de José María Aznar cuando estaba ya fuera de La Moncloa, por lo que fue una persona de absoluta confianza del expresidente. Casado ya estaba siendo enviado por la dirección a muchas tertulias de televisión y este paso supone un importante salto interno para él.

Rajoy respondía así al nerviosismo generado, sobre todo, tras la publicación de la última encuesta de Metroscopia para EL PAÍS en la que el PP bajaba al 19%, como tercer partido. Fue Esperanza Aguirre, especialmente interesada en estas encuestas como aspirante a la candidatura de la alcaldía de Madrid, la que trasladó esa inquietud por la encuesta de Metroscopia. Dijo que estaba muy preocupada. Rajoy contestó con sus datos y Aguirre intervino después en la reunión para explicar que el presidente la había tranquilizado mucho al decir que los datos que maneja el PP son mucho mejores. Algunos dirigentes creen que las expectativas de la cúpula del PP, tanto en Madrid como en Valencia, son muy malas y, precisamente por eso, el presidente podría poner a Aguirre en el Ayuntamiento y a Ignacio González en la Comunidad de Madrid para que sean ellos los que pierdan y no él con una opción más suya como Cristina Cifuentes.

En el detalle de los sondeos internos, Rajoy admitió que Podemos está segundo y que Ciudadanos “aparece” con fuerza. De hecho, el PP teme que en Cataluña, si hay elecciones anticipadas, la formación de Albert Rivera arrase al PP catalán. “Según nuestros sondeos somos el primer partido y Podemos el segundo, pero eso es para las generales, no para las autonómicas” explicó en la rueda de prensa la secretaria general, María Dolores de Cospedal.

Como estaba previsto, Rajoy eligió a Carlos Floriano como director de campaña para las elecciones autonómicas y municipales que se celebrarán en España el próximo 24 de mayo. Ni siquiera lo anunció el presidente en la reunión, lo hizo la secretaria general. Floriano es la persona que Cospedal designó como número tres en el último congreso del PP, desplazando a otros candidatos. Fue una apuesta personal suya. Rajoy podía haber optado por hacer cambios en el PP a través del comité de campaña, pero ha apostado por la continuidad con Floriano. Nombrar a otro al frente de la campaña habría supuesto una desautorización del secretario de Organización, y de la propia Cospedal, similar a la que vivió cuando Rajoy eligió a Juanma Moreno como nuevo líder del PP en Andalucía. El presidente ha optado por la paz interna y, por tanto, en la calle Génova todo sigue más o menos como siempre, mientras en el Gobierno sí ha introducido ligeros cambios tras dos dimisiones —Alberto Ruiz-Gallardón y Ana Mato— y una salida para incorporarse a la Comisión Europea —Miguel Arias Cañete—.

Rajoy también ha hecho cambios en el Grupo Parlamentario, con el nuevo portavoz, Rafael Hernando

Rajoy también ha hecho cambios en el Grupo Parlamentario, con el nuevo portavoz, Rafael Hernando. También en este puesto, según diversos dirigentes, hubo tensiones internas, sobre todo, como es habitual, entre los sectores encabezados por Cospedal y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. Al final Rajoy optó por la solución de Hernando, un duro para un momento de campaña electoral. Los cambios, aunque mínimos, llegan al entorno de poder del presidente pero de momento no a la calle Génova.

Cospedal se esforzó en defender la opción de Floriano, que obviamente era la suya. “Floriano es la mejor persona para ser director de campaña, la persona más adecuada”, aseguró en la rueda de prensa. “Es lo natural. Lo lógico, ha sido una tradición”, aseguró apelando a la idea de que el secretario de Organización sea el jefe de campaña, algo en lo que ha habido excepciones en la historia del PP. “Creo que ha sido un grandísimo acierto elegirlo”, insistió. Floriano ya dirigió la campaña de las europeas, muy criticada internamente. Cospedal la defendió: “El PP fue el único partido de Gobierno [en la UE] que, a pesar de todo, ganó las elecciones europeas”.

Más información