Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

6.000 afectados de hepatitis C tendrán acceso en 2015 a los nuevos fármacos

La Asociación Española para el Estudio del Hígado advierte de que hay otros 25.000 enfermos que precisan esos medicamentos de última generación

Entre 5.000 y 6.000 enfermos de hepatitis C, aquellos en estado más grave, recibirán en 2015 los costosos y eficaces fármacos de última generación para combatir el virus. El secretario general de Sanidad, Rubén Moreno, ha precisado esta mañana la cifra tras varias reuniones técnicas y ante la presión de pacientes y hepatólogos, que han venido denunciando que estas terapias llegan tarde y con cuentagotas, con el consiguiente riesgo para la salud de los afectados. La cifra, que el colectivo afectado considera "de risa", “podría elevarse hasta los 7.000”, ha dicho Moreno. Pero para ello, las negociaciones con los laboratorios para incorporar los nuevos medicamentos -hay dos previstos para este año entrante- deben llegar buen puerto.

Ese ha sido el mensaje transmitido esta mañana. Pero el ministerio ha llamado por la tarde para matizar las cifras: “Esos 6.000 son los que se tratarán de forma inminente, pero serán más quienes lo reciban a lo largo de 2015”. El número, en todo caso, es incierto. Primero porque ni siquiera ahora se sabe con seguridad el alcance de la prevalencia de la hepatitis C en España - Sanidad estima en alrededor de 700.000 los portadores del virus, 480.000 los que tienen la infección y 50.000 los diagnosticados-. Segundo, porque es necesario completar la estrategia nacional, aún sin presupuesto consignado, que el Gobierno promete tener listo para dentro de aproximadamente tres meses. Dicho plan creará un registro de pacientes tratados y hará una evaluación de la eficacia de la práctica clínica.

La Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) —que hace una semana llamó a sus socios a incumplir las directrices de Sanidad— confirma este calendario y la urgencia de administrar ya esos tratamientos. Pero su presidente, Jaume Bosch, aclara: "Cuando nos reunimos con Sanidad no hablamos de cifras, hablamos de pacientes que necesitan tratamiento. Hay entre 5.000 y 7.000 que si no se tratan ya corren riesgo de morir o descompensarse, pero los que requieren estos tratamientos avanzados son muchos más. No hay estadísticas fiables pero extrapolando nos salen no menos de 30.000".

"Es una vergüenza que 6.000 tratamientos se vendan como algo positivo", dice un afectado

La cifra lanzada por Sanidad ha causado indignación entre los afectados. “Es una vergüenza que esto se venda como algo positivo, cuando hay 35.000 personas en España que necesitan acceder a los fármacos de forma urgente, al ser cirróticos avanzados”, ha denunciado el presidente de la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C, Mario García. Los enfermos piden sofosbuvir, de marca Sovaldi, que cuesta 25.000 euros por terapia de 12 semanas y, en combinación con otros fármacos, alcanza una tasa de curación de hasta el 95%.

El ministerio consignó un techo de gasto de 125 millones de euros para este fármaco que iba a llegar a unos 4.900 pacientes. Su prescripción a más enfermos, según Moreno, no tendrá coste para las autonomías. “Se compensará” con la rebaja de precios de los fármacos más antiguos y la incorporación de genéricos.

La comparecencia de Moreno se ha producido once días después de que decenas de afectados por el virus de la hepatitis C se encerraran en el hospital Doce de Octubre, y también después del durísimo varapalo de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH), que en un manifiesto acusó a Sanidad de poner en riesgo la vida de los pacientes y llamó a sus asociados a incumplir las directrices del ministerio para tratar la enfermedad. Esas guías, ha despejado Moreno, se hacen con la participación de las comunidades autónomas asesoradas por expertos. "No son estáticas, son dinámicas", ha continuado, y se van adaptando a la evidencia científica y los nuevos medicamentos.

Sanidad prevé impulsar la compra centralizada de fármacos para la hepatitis C

La sonada protesta de las víctimas y sus allegados que, este pasado sábado, rodearon el ministerio para exigir con urgencia la costosa terapia, ha venido a elevar la presión social sobre el ministerio, que admite su inquietud. "Existe preocupación cuando vemos que el paciente no entiende unos procedimientos que están establecidos clínicamente, claro que al Ministerio le preocupa", ha admitido Moreno. "Me interesa que el paciente esté tranquilo y tenga la seguridad de que lo que los médicos españoles le están recetando es lo que necesitan", ha defendido. 

Los pacientes no entienden que exista un medicamento que les puede curar y que no se lo den, o que cuando se lo dan tarde en llegar.Los expertos tranquilizan con que unas semanas de retraso no son graves en el desarrollo de la enfermedad, que no se puede vincular la muerte de una paciente en fase terminal -como ocurrió recientemente Hospital Severo Ochoa de Leganés- al retraso en la llegada del fármaco. Pero no hay palabras que calmen la urgencia de los afectados.