Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy cree que el PP volverá a ganar gracias a la “mayoría moderada”

Evita guiños a González, Aguirre o Cifuentes en pleno debate de candidaturas

Rajoy junto a Cifuentes e Ignacio González.

 Mariano Rajoy está convencido de que, a pesar de su enorme desgaste, el PP va a lograr salir del agujero en el que le colocan las encuestas y volverá a ganar gracias no solo a la mejoría de los datos económicos sino a que representa la "estabilidad" frente a la izquierda. El presidente del Gobierno, durante la cena anual del PP de Madrid, en un ambiente interno de gran inquietud por las candidaturas a las autonómicas y municipales, aún no resueltas, ha querido trasladar a los 900 comensales en un pabellón de Alcobendas un mensaje de tranquilidad con la idea más fuerte que ya se atisba para la campaña electoral: el PP o el caos. "Los ciudadanos ven al PP como el partido de la estabilidad", aseguró el presidente. "Saben que no vamos a ir con frivolidades o principios anticuados. Representamos a la mayoría moderada de la sociedad, esa que ama al país y sus instituciones. Para gobernar también hay que tener algún bagaje", remató en clara referencia a Podemos.

Eso sí, Rajoy matizó el optimismo económico de la semana pasada, que ha recibido muchas críticas. Si el jueves dijo que "esta serán las Navidades de la recuperación", ayer reculó: “Soy muy consciente de que muchos españoles no pueden sumarse al optimismo porque para ellos estas Navidades van a ser muy tristes. Nadie en el Gobierno de España va a descansar mientras ellos no consigan un empleo”.

El presidente, más allá de agradecer el trabajo de todos, no hizo ningún guiño hacia lo que los comensales esperaban: algo de claridad sobre las candidaturas de Madrid. En la mesa presidencial, tratando de fingir que no pasa nada, estaban los principales afectados por esta incógnita que, según ha admitido públicamente Ignacio González, está haciendo daño al partido. Estaba allí el propio presidente de Madrid, aún no confirmado como candidato —aunque todo parece indicar que lo será— y las dos aspirantes principales a la candidatura al ayuntamiento, Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes. También estaba Ana Botella, que ha renunciado a esa candidatura.

Botella, ya de salida, fue muy clara sobre la situación interna: “No lo vamos a negar, sufrimos una erosión importante”. Y pidió unidad. “No podemos llamar a la unidad de España y dar la imagen de que estamos divididos”. El presidente contestó después: “Somos un partido unido”.

Horas después de que se supiera que un juez ha decidido procesar a la anterior cúpula del PP valenciano por financiación ilegal, Rajoy habló de la corrupción muy de pasada: “Hemos cometido errores, pero somos 800.000 militantes, las cosas que hayan podido hacer algunos no son trasladables a la inmensa mayoría”. Rajoy tiene que tomar en las próximas semanas decisiones clave. Hoy mismo anunciará el nuevo portavoz parlamentario. En el PP, también en los corrillos antes y después de la cena, había mucha especulación sobre la posibilidad de que el presidente aproveche este momento para hacer algún cambio en el partido, algo que le han reclamado muchos dirigentes hace meses para afrontar la campaña electoral con más garantías, ya que las críticas al vacío de poder en la calle Génova son generalizadas. La posibilidad de que Carlos Floriano fuera el elegido como portavoz parlamentario y se aprovechara para hacer cambios en la estructura del PP era una especulación muy extendida, pero él mismo se descartó ayer en rueda de prensa. “¡Con todo lo que tengo aquí!”, ironizó. Algunos pensaban que lo sacarían de allí para poner una nueva estructura en el PP, aunque otros dirigentes insisten en que a Rajoy no le gustan los cambios y menos a pocos meses de las elecciones.

Hay varios posibles candidatos a portavoz en el grupo parlamentario y fuera de él, aunque el retraso de Rajoy en decidir ha hecho que muchos asuman que habrá sorpresas, como sucedió con Alfonso Alonso al frente de Sanidad. En el juego de equilibrios internos se mirará mucho si de nuevo el elegido es alguien de confianza de Soraya Sáenz de Santamaría, que cada vez acumula más poder.

Más información