Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Martín Villa: “No me escudaré en la amnistía; quiero declarar”

El exministro dice que no necesita el "escudo" del Gobierno ante la juez argentina Servini

Martín Villa junto a la ventana de su despacho, en una foto de 2013.
Martín Villa junto a la ventana de su despacho, en una foto de 2013.

El exministro Rodolfo Martín Villa ha mostrado este jueves su deseo de prestar declaración ante juez argentina María Servini, que ha pedido a España a través de Interpol, a efectos de una posible detención y extradición, datos sobre él y otra veintena de cargos políticos de la dictadura y la Transición. Martín Villa, en una conversación a petición de EL PAÍS, quiso dejar claro que no ha recibido aún “ningún papel” de la juez argentina, pero que, a pesar de ello, quiere darle todas las explicaciones sin ampararse en la prescripción de los delitos, la ley de Amnistía o la no extradición. “Quiero declarar pero de la manera menos incómoda posible para mí, ya sea por videoconferencia, ante un juez español, por escrito o a través de una comisión rogatoria para que ella venga aquí. Incluso estaría dispuesto a ir a Argentina, aunque creo que no sería lo mejor y mis abogados no me lo recomiendan”, ha explicado.

Martín Villa insistió en que él nunca fue ministro del franquismo (“aunque pude haberlo sido”) y que cuando ocurrieron los hechos conocidos como “matanza de Vitoria”, el 3 de marzo de 1976 (con cinco fallecidos y más de 100 heridos), él era el ministro de Relaciones Sindicales no de la Gobernación (el equivalente a Interior hoy). Por lo que no tenía mando sobre las entonces llamadas fuerzas de orden público. “Ni delinquí ni pude hacerlo, y así se lo explicaré a la juez y en el Congreso, en el que quiero comparecer de la manera que sea si podemos encontrar un hueco en el Reglamento de la Cámara”.

El exministro, de 80 años, agradece que el ministro de Justicia, Rafael Catalá, saliera ayer en su defensa, alegando que España denegará la entrega a Argentina amparándose en la ley de Amnistía de 1977 y la prescripción de los delitos. “Se lo agradezco de verdad, pero yo”, insistió, “no pienso escudarme en la ley de Amnistía, ni en la no extradición ni en la prescripción del delito. No lo quiero. En ese asunto se ha escrito con renglones torcidos, pero ahora me da la ocasión de defenderme”.

No obstante, cree que Servini ya ha tenido ocasiones de preguntarle sobre los hechos: “La juez, a la que respeto tanto como discrepo de ella, tiene esta causa abierta desde 2010 y ha venido a España [en mayo]. Me podía haber llamado a declarar. Hubiera ido encantado. He hablado con algunos amigos que están en esa lista y ni los ha llamado ni han recibido ningún papel suyo”.

Por su lado, el exjuez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón -que abrió en 2008 una causa para investigar los crímenes del franquismo por la que fue suspendido y que le costó una acusación de prevaricación (fue absuelto)- considera que víctimas del franquismo necesitan una respuesta a sus denuncias.

Garzón ha dado por hecho que no habrá extradición y que la petición de Servini "tendrá el mismo recorrido que la anterior reclamación" pese que, a su juicio, los crímenes que investiga "no son amnistiables". "La polémica está ahí. Estamos batallando a todos los niveles en la defensa de estos principios básicos contra la impunidad", ha añadido.

Más información