Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía busca a los padres del niño de dos años hallado muerto en Oviedo

La pareja abandonó la vivienda de alquiler en la que residía y se desconoce su paradero

Un policía busca pruebas en las inmediaciones del apeadero ferroviario de La Argañosa, a las afueras de Oviedo. Ampliar foto
Un policía busca pruebas en las inmediaciones del apeadero ferroviario de La Argañosa, a las afueras de Oviedo. EFE

La policía ha cursado una orden de búsqueda nacional e internacional contra una mujer magrebí, madre del niño de dos años fallecido cuyo cadáver fue hallado, con signos de violencia, el lunes en Oviedo junto a unas vías de ferrocarril. También se busca al compañero sentimental de la progenitora, un ciudadano de nacionalidad española. Ambos son considerados los únicos sospechosos de la muerte del pequeño.

La pareja, que ya ha sido identificada, y que había afincado recientemente en Asturias procedente de Málaga, abandonó este fin de semana la vivienda que habitaba en régimen de alquiler en Oviedo y permanece desde entonces en paradero desconocido, por lo que se ha cursado una orden para su localización.

La colaboración ciudadana y los testimonios de algunos vecinos fueron decisivos, junto con la identificación del pequeño mediante el análisis de su ADN y de sus huellas digitales (se solicitó a las autoridades sanitarias la relación de todos los nacimientos de niños que por edad pudieran coincidir con la víctima) para encauzar la investigación hacia la madre y su compañero sentimental. La investigación también se centró desde el primer momento en torno a las comunidades magrebíes e islámicas porque el cadáver del niño apareció envuelto en una chilaba.

La policía no ha aportado más datos de los supuestos autores del homicidio. La investigación sigue bajo secreto judicial.

El cadáver del pequeño, envuelto en una manta de la que sobresalía uno de los pies, fue descubierto por unos operarios de mantenimiento ferroviario en la mañana del lunes en las proximidades de un apeadero en el barrio ovetense de La Argañosa. La autopsia determinó que la víctima presentaba numerosas lesiones y contusiones y que falleció entre la noche el viernes y el sábado a causa de una agresión muy violenta y durante la que el pequeño habría sido golpeado con extrema dureza en diversas partes del cuerpo.

El cadáver fue trasladado hasta la vía férrea en el interior de una maleta, que fue abandonada en el lugar

El cadáver fue trasladado hasta la vía férrea entre los barrios ovetenses de La Argañosa y Vallobín en el interior de una maleta, que fue abandonada en el lugar. La zona carece de vigilancia y no dispone de cámaras de grabación de imágenes. Aunque el ferrocarril transcurre en ese tramo de su recorrido por un espacio habitado, con edificios a ambos lados del talud, el acceso a las vías no es visible y el lugar en que se depositó el cadáver está cubierto por maleza. La vegetación y un seto elevado dificultan además la visión del lugar, por lo que, de no haber sido por la brigada de mantenimiento que estaba casualmente desbrozando los márgenes de la línea férrea, probablemente se hubiese tardado mucho tiempo en descubrir el cadáver.

La ausencia de denuncias por la desaparición de un menor de esas características alimentó la sospecha de un homicidio en el seno de la familia.

Más información