Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rato: “No quise hacer irregularidades. Todo está mal, pero no lo sabía”

El expresidente de Bankia se desvincula de la gestión de las tarjetas negras, aunque admite que constituían parte de su salario

Rodrigo Rato, tras declarar en la Audiencia Nacional el 16 de octubre.
Rodrigo Rato, tras declarar en la Audiencia Nacional el 16 de octubre.

Rodrigo Rato llegó a Caja Madrid en enero de 2010 de la mano de Mariano Rajoy, quién le eligió para presidir la cuarta entidad financiera del país después de una batalla interna en el seno del PP.

Lo que sigue es el detalle de la declaración de Rato ante el juez Fernando Andreu, según lo recogieron fuentes presentes en el interrogatorio.

“Yo no decido nada”, empezó contando Rodrigo Rato al juez. “Cuando llego a Caja Madrid, Ildefonso Sánchez Barcoj [director financiero de la entidad] me entrega dos tarjetas. Una es de empresa y la otra me dicen que la puedo utilizar en gastos personales y que está comprendida en mi retribución. Me explican que los miembros del consejo y del comité de dirección reciben esta misma tarjeta con topes diferentes. Yo entiendo que es una parte de mi retribución”.

Fiscal. ¿Cómo le explican lo de esta tarjeta?

Rato. No me dicen nada, sólo que era para gastos personales, no de empresa. Para gastos de representación tenían otra. Yo entendí que era una retribución.

Fiscal. ¿Quién fijó los límites de gasto de esas tarjetas?

Rato. Antes de llegar a la caja ya sabía que existía esto y que había límites. No los fijé yo, estaban fijados ya. No pregunté sobre los criterios para fijar esos límites. Ni tome ninguna decisión al respecto. No recibí ninguna información que me hiciera pensar que no se estaban pagando impuestos por eso. No fue objeto de preocupación por parte de ninguna dirección ni de ninguna auditoría”.

[La documentación incorporada al sumario acredita que con la llegada de Rato se incorporaron a Caja Madrid media docena de nuevos consejeros, a los que se fijó un límite mensual de gasto en sus tarjetas de 6.000 euros, casi el doble de lo que tenían los miembros del consejo hasta ese momento]

Fiscal. ¿Y las retenciones fiscales?

Rato. Si me lo llega a preguntar en su momento le contestó que si se hacían, que era obvio. Ahora sé que no. Yo creía que se me incluía en el certificado de retenciones. El departamento fiscal no me dijo nunca nada.

El fiscal anticorrupción saca en ese momento del interrogatorio una fotocopía del contrato de la tarjeta que utilizó Rodrigo Rato durante su etapa al frente de la entidad financiera y se la muestra.

Rato. “No conocía ese contrato”.

El fiscal intenta que Rodrigo Rato explique por qué no se dio cuenta de que las retenciones en su declaración de la renta no coincidían con las reales, que deberían haber incluido los gastos de las tarjetas si realmente formaban parte de su sueldo.

El ex presidente responde que ahora es fácil detectar ese error y que él solo supo que todo estaba mal en julio de 2014, no antes. “El sistema me lo encontré ya hecho”, declara. “No entiendo por qué paso esto. Una tarjeta es lo más transparente a efectos fiscales porque consta todo lo que se hace con ella”.

Fiscal. Esto no era nada transparente.

Rato. No tengo ni idea de quién decidió que esto no fuera algo claro.

Fiscal. Estamos hablando de su retribución... ¿Cómo es que no lo sabía?

Rato. Si lo llego a saber lo hubiera arreglado.

El juez retoma el interrogatorio para volver a recordar a Rato que la Ley de Cajas de Ahorro de Madrid de 2003 prohibía el uso de esas tarjetas para gastos que no estuvieran vinculados a la actividad de la entidad financiera. Y el ex presidente de Caja Madrid insiste en que creía que era legal. “Yo la norma no la conocía, pero entendía que si el departamento legal lo supervisaba, estaría bien. Nunca me planteé que pudiéramos estar incumpliendo la Ley”.

Juez. ¿No le extraña que ninguna otra caja utilizara este sistema de las tarjetas y que el actual presidente de Bankia lo eliminara?

Rato. No. Yo pensaba que esto era normal. Era conocido desde hacía 15 años.

Juez. ¿No se dio cuenta de que su salario no coincidía con el declarado en el IRPF?

Rato. No se especificaba nada en los certificados.

Juez. ¿Si las tarjetas eran también sueldo, se deberían haber restado de su sueldo?

Rato. No lo puedo saber.

Juez. ¿Quién lo sabía?

Rato. No lo sé.

Antes de finalizar el interrogatorio, el ex vicepresidente económico del Gobierno, ex director gerente del FMI y ex presidente de Bankia, pide al juez decir una última cosa: “En ningún momento tuve intención de cometer irregularidades. Efectivamente, todo estaba mal, pero yo no lo sabía”.

Más información