Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un frente municipalista cuestiona el plan electoral de Iglesias

Círculos y simpatizantes de Podemos defienden la necesidad de concurrir a las municipales

Pablo Iglesias, durante una rueda de prensa. Ampliar foto
Pablo Iglesias, durante una rueda de prensa.

Las elecciones municipales, al igual que la concepción de los círculos, pueden convertirse en la manzana de la discordia de Podemos. Un frente formado por al menos una docenas de equipos de la formación cuestiona el plan de Pablo Iglesias para los comicios locales de 2015. Quieren concurrir a esa cita con las urnas y defienden esta estrategia ante la asamblea ciudadana, el congreso abierto que este fin de semana celebra su primer encuentro presencial en el Palacio de Vistalegre de Madrid.

“Quien debe decidir si se presenta o no Podemos y de qué manera, así como posteriores acuerdos o alianzas, es el círculo local o autonómico del territorio afectado. Ninguna instancia ajena puede hacer mejor el análisis concreto de esa realidad que quienes la viven en una población o autonomía”, señala, por ejemplo, el documento Construyendo Pueblo, consensuado por los círculos de Economía, Ecología y Energía, Tetuán-Dehesa de laVilla, Lavapiés, Arganzuela, Ciudad Lineal y Rivas (Madrid). “Podemos convenir unas normas comunes para garantizar el proceso de la decisión de presentación, pero este no es el espacio de desarrollar reglamentos. Ahora se trata de asentar la orientación política y los principios de actuación”, prosigue el texto.

Los promotores de la fuerza que obtuvo 1,2 millones de votos y cinco eurodiputados en las elecciones europeas del 25 mayo -Iglesias, Juan Carlos Monedero, Iñigo Errejón, Carolina Bescansa y Luis Alegre- temen quemar la marca por medirse con otras formaciones en los Ayuntamientos. Los fundadores anunciaron en septiembre que quieren evitar el descontrol organizativo en más de 8.000 municipios y pretenden blindarse contra posibles intrusos. El equipo de Iglesias prefiere, en definitiva, “preservar la marca Podemos” en las municipales en favor de iniciativas como Ganemos y centrarse en autonómicas y generales.

La estrategia, criticada por muchos simpatizantes durante los primeros días, no ha acabado de cuajar del todo entre algunos sectores de las bases, decepcionados por lo que interpretan como una renuncia a la acción política local. “Nuestra posición con respecto a presentarse a las municipales y autonómicas es clara. Si hay que desalojar a la casta, hay que empezar por uno de sus principales escondrijos: la administración local”, mantiene la ponencia Construyendo Pueblo, que esgrime varios argumentos: “Las elecciones locales ofrecen la posibilidad de impulsar la creación de contrapoderes en los que el pueblo pueda apoyarse en la lucha contra la casta y la oligarquía que la sustenta en el ámbito estatal”.

“Además”, prosigue el texto, “obviar las elecciones municipales y autonómicas sería olvidar por un lado las aspiraciones e ilusiones de centenares de miles de personas que ven en esos comicios la primera gran ocasión de comenzar a desalojar de las instituciones a la casta y, en segundo lugar, sería equivalente a pensar que el electorado va a esperar pacientemente un año y medio a Podemos en la cita de las generales sin demandarle avances previos mientras las cosas siguen gobernadas por los mismos”.

Este es el segundo frente con el que deberá medirse el equipo de Iglesias este fin de semana, después de que los eurodiputados Pablo Echenique y Teresa Rodríguez impulsaran una iniciativa alternativa que plantea fortalecer el papel de los círculos, una portavocía compartida entre tres cargos y un Consejo Ciudadano –algo parecido al tradicional Comité Ejecutivo- elegido por todos los simpatizantes. Todos ellos elementos rechazados por el equipo de Iglesias.

Más información