Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Un cambio en Europa con una nueva generación de líderes socialistas”

Pedro Sánchez se encuentra con Matteo Renzi y Manuel Valls en Bolonia, en su primer viaje oficial como secretario general del PSOE

Manuel Valls, Matteo Renzi y Pedro Sánchez, en Bolonia.
Manuel Valls, Matteo Renzi y Pedro Sánchez, en Bolonia. AFP

Los jóvenes líderes del centroizquierda europeo se han conjurado en la ciudad italiana de Bolonia, donde el Partido Democrático (PD) celebró la Fiesta de l'Unità, a “dejar sin futuro a la derecha” y a transformar “la unión económica en una unión de ciudadanos”. Así lo manifestó el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, quien tuvo la oportunidad -en su primer viaje oficial al extranjero como líder- de confraternizar con el primer ministro italiano, Matteo Renzi, a quien considera, junto a Felipe González, su referente político.

 Mantuvieron una reunión de 20 minutos que, según fuentes del PSOE, fue un “encuentro cordial, porque tienen buena sintonía”. Sánchez explicó a Renzi el decálogo que hizo público hace poco en el que pedía un cambio de política económica en Europa, con un pacto por la competitividad y el empleo. Ambos acordaron mantener el contacto.

Durante la fiesta de la izquierda italiana, en la que también participó el primer ministro francés, Manuel Valls, Pedro Sánchez se incluyó en la “nueva generación de líderes socialistas” destinados a cambiar Europa.

A Sánchez se le vio feliz de poder compartir escenario con Renzi, quien se ha convertido en un modelo de referencia para el centroizquierda europeo no tanto por su forma de gobernar -aún no ha logrado sacar adelante de forma completa ninguna de las reformas que anunció-, sino por su capacidad, demostrada en las pasadas elecciones europeas, de frenar el avance del Movimiento 5 Estrellas (M5S) de Beppe Grillo, que hasta entonces había capitalizado la rabia social contra la autocomplacencia de La Casta, los partidos tradicionales.

El español propone reindustrializar europa para combatir el paro

Renzi logró arrebatar al M5S la bandera del cambio y pidió a los ciudadanos una última oportunidad para cambiar la política desde dentro. A finales del pasado mes de mayo, el joven líder del PD logró un 40,8% de los votos y, aun hoy, pese a las dificultades para cumplir con sus promesas de reforma, dos de cada tres italianos le mantienen la confianza. No es un dato menor en un país golpeado por la crisis y acostumbrado a las promesas incumplidas.

De ahí que en su discurso, leído en italiano tras unas breves palabras improvisadas en inglés, Pedro Sánchez se refiriera al peligro que para el progreso representa el descreimiento absoluto, la falta de esperanza: “A quienes os dicen que las cosas no cambiarán, respondedle que el cinismo no ha construido jamás un hospital ni abierto una escuela”.

Ante los militantes y simpatizantes del PD, el líder del PSOE abrió su discurso con un tributo de admiración a Renzi: “Qué suerte tenéis, aquí en Italia, de tener un presidente como Matteo. Un primer ministro que está demostrando que existe una alternativa a la política conservadora y a los discursos llenos de falsas promesas. Un líder que ha dejado de hablar de la situación de la izquierda y ha comenzado a desafiar a la derecha”.

Sánchez añadió que los problemas de italianos y españoles son muy parecidos -“la angustia de una mujer de 50 años que pierde el trabajo, la frustración de una pareja que quiere tener un hijo pero no llega a fin de mes o la de los jóvenes sin el futuro que merecen”-, y de ahí que prometiese hacer en España lo mismo que en Italia intenta Renzi: “Recuperaremos el futuro de los españoles dejando a la derecha sin futuro”.

Durante el acto, celebrado bajo el título “La izquierda para relanzar Europa” y en el que también intervinieron -además de Renzi, Valls y Sánchez-, el líder del PSE alemán, Achim Post, y el líder laborista holandés Diederik Samson, el secretario general de los socialistas españoles añadió que “la lucha contra la desigualdad, la avaricia y la injusticia se ganará solo uniendo las fuerzas de la izquierda en la Unión Europea”.

Y añadió: “Estoy seguro de que muchos de vosotros, cuando escucháis la típica historia de que hay que ser más austeros, pensáis: ¿por qué me lo dicen a mí, que lo he sido siempre? Basta, estamos hartos de estas personas que no han sido jamás austeros en su vida pero dicen que lo seamos los que siempre lo hemos sido”.

Sánchez, del que Renzi dijo que será el próximo presidente del Gobierno español, se unió a la propuesta -formulada expresamente por Matteo Renzi y Manuel Valls- para que la izquierda “se reinvente”.

El primer ministro francés abogó por abandonar los dogmas: “Necesitamos una revolución en la manera de hacer política. Si queremos que nos escuchen, tenemos que estar unidos. Y no lo hemos estado en el pasado”.

También Matteo Renzi, en su discurso de cierre, habló de que el centroizquierda -y el italiano en particular por su victoria en las pasadas elecciones- “es la esperanza de la nueva Europa”. Los cinco líderes posaron para la foto final vistiendo camisas blancas, acompañados en el escenario por la nueva lady Pesc, Federica Mogherini, vestida de negro.