Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polémica al aplazar el Cervantes la presentación de un libro sobre Barcelona

La embajada española en Holanda temía que se politizara un acto que promocionaba la obra 'Victus, Barcelona 1714'

El escritor Albert Sánchez Piñol.
El escritor Albert Sánchez Piñol.

La embajada de España en Holanda ha aplazado la presentación de la versión holandesa del libro Victus, Barcelona 1714, del escritor catalán Albert Sánchez Piñol. Prevista para la pasada noche del jueves en el Instituto Cervantes de Utrecht, se temía que pudiera politizarse un acto “en un foro destinado solo a la promoción cultural de España e Hispanoamérica”, según fuentes diplomáticas en La Haya. Los medios holandeses se han hecho eco de la polémica, en especial las declaraciones de Juliette van Wersch, responsable de la nueva edición (Signatuur). En unas declaraciones recogidas por la television nacional (NOS), calificó lo ocurrido de “episodio que roza la censura”.

A la cita de Utrecht había sido invitado el propio autor, que debía entablar un diálogo con el traductor literario holandés Adri Boon, especializado en obras en castellano, catalán y portugués. Sánchez Piñol lleva vendidos más de 200.000 ejemplares de Victus, (escrita en castellano y traducida luego al catalán) donde novela el asedio de Barcelona en 1714 por las tropas de Felipe V de Borbón. A la vista de que el escritor había participado, un día antes, en Ámsterdam, en una charla “sobre las consecuencias de esa guerra, y del tratado de paz de Utrecht 300 años después”, patrocinada por DiploCat, el Consejo de la Diplomacia Pública Catalana, la embajada decidió actuar. El Cervantes depende del Ministerio de Exteriores, y “en un momento político delicado” debido al pulso soberanista, se ha prefirido apartar la sede holandesa de posibles discusiones políticas.

Si hasta Rajoy ha leído el libro

Albert Sánchez Piñol

“No me gustan los conflictos, pero resulta extraña la decisión de suspender la presentación del libro a toda prisa. El miércoles, yo hablé de las fortificaciones del siglo XVIII, porque mi protagonista es un experto en ellas. Si hasta el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha leído el libro”, señaló el autor, muy molesto, tras conocer la decisión. “No es de recibo. Sale perjudicada gente de buena voluntad”, añadió, en conversación teléfónica desde la capital holandesa, la noche del jueves. “En la mesa redonda de Ámsterdam, celebrada en un centro de la universidad, se establecieron paralelismos entre 1714 y el momento actual. A su vez, se afirmó, erróneamente, que Cataluña perdió la independencia en la guerra de sucesión entre los partidarios de los Austrias y de los Borbones. Además, fue preciso aclarar que la consulta planteada por la Generalitat es ilegal”, subrayan desde la embajada, para ilustrar el tono del evento.

Juliette van Wersch, encargada de la versión holandesa de Victus, no entiende lo ocurrido. La editorial Signatuur había apoyado, junto con DiploCat, la mesa redonda del miércoles, y ella califica de “incomprensible” la situación. “Me han dicho que la embajada no considera adecuado el momento. Pero para un editor es inconcebible que este autor no pueda hablar, en Holanda, de la historia española y catalana”, señaló el jueves mismo. Desde la sede central del Instituto Cervantes, en Madrid, han hecho votos por recuperar la malograda presentación literaria. “Pondremos el máximo interés en realizar este acto en fechas en las que pueda discurrir como la actividad cultural que es, sin connotaciones de otro tipo", ha dicho este viernes Hernando F. Calleja, director de comunicación y promoción.