Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez indaga maltratos de policías marroquíes a inmigrantes en Melilla

El auto señala que agentes magrebíes apalean a un subsahariano en el intervallado, que considera territorio español, ante guardias civiles

Intento de salto del 18 de junio. Ampliar foto
Intento de salto del 18 de junio.

El juez de Instrucción número 2 de Melilla, Emilio Lamo de Espinosa, ha admitido a trámite una querella interpuesta por tres ONG para investigar la actuación de Fuerzas Auxiliares marroquíes que el pasado 18 de junio capturaron a un grupo de inmigrantes subsaharianos atrapados entre las tres vallas que separan Marruecos de Melilla en presencia de guardias civiles. Los posibles delitos que el juez indaga son lesiones, trato degradante, coacciones, prevaricación y actos contra los derechos individuales y omisión del deber de impedir la comisión de un delito. Unos 3.500 inmigrantes han entrado en Melilla en lo que va de 2014, un 234% más que el año anterior, según datos facilitados por el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz. Un 80% de todos los que lo intentan son devueltos sin identificar a Marruecos, donde son agredidos por las autoridades marroquíes, después de haber pisado territorio español, según denuncia la ONG Prodein.

El auto de Lamo de Espinosa apoya la versión de varias ONG, del Defensor del Pueblo y de expertos juristas, que consideran ilegal la devolución a Marruecos de inmigrantes que han superado la primera de las tres vallas porque estas se encuentran en territorio español. En el escrito, el magistrado señala: "Se observa cómo fuerzas auxiliares marroquíes, dentro del territorio nacional (pues se observa tras ellos la valla de delimitación del territorio nacional), apalean a un inmigrante", dice el auto en el primer supuesto.

Contradice así al ministro de Interior, que considera que la entrada en España de inmigrantes se consumaría "cuando hubieran atravesado todo el vallado". "No hay devoluciones sino rechazos en frontera. Una cosa es haber entrado y otra intentar entrar", señaló el pasado mayo en Barcelona. "Si atravesada la primera valla ya hubiera de cumplirse la ley de extranjería, ¿para qué habría una segunda valla y a continuación la Guardia Civil?. Siempre se cumple la ley de extranjería: una cosa es haber entrado y otra es intentar entrar".  El Ministerio no ha querido pronunciarse esta vez sobre esta actuación judicial.

El auto está fechado el 5 de agosto y responde a una querella presentada el pasado 18 de julio por tres organizaciones en defensa de los Derechos de los inmigrantes: Andalucía Acoge, SOS Racismo y Prodein. Esta viene sustentada por un vídeo que un fotoperiodista grabó el día en que se produjo el intento de salto.

Los hechos denunciados ocurrieron en la madrugada del 18 de junio de 2014, cuando unos 400 inmigrantes intentaron entrar en España superando la valla fronteriza, según la Delegación de Gobierno de la ciudad autónoma. Unos 150 quedaron atrapados entre las tres barreras y fueron retenidos por la Guardia Civil y entregados a sus homólogos del país vecino, que entraron dentro de las vallas para llevárselos. En unas imágenes difundidas por la ONG Prodein se aprecia como un policía marroquí golpea reiteradamente con un palo a una persona apostada entre dos vallas que la ONG identifica como españolas, tesis ahora apoyada por el auto del juzgado melillense. En la misma grabación también se observa a los policías africanos lanzar piedras a los sin papeles subidos a la valla. "Tenemos indicios creíbles del asesinato de cuatro personas", aseguró entonces José Palazón, portavoz de Prodein.

Tras ver la grabación en vídeo, el juez describe cuatro hechos que podrían ser constitutivos de “infracciones penales”. En primer lugar, alude al apaleamiento al que un inmigrante es sometido por fuerzas auxiliares marroquíes dentro del territorio nacional, “pues se observa tras ellos la valla de delimitación”, reza el auto. Seguidamente, Lamo de Espinosa describe la presencia de un coche de las fuerzas de seguridad españolas que están presenciando esa paliza “sin que intervengan para detener la actuación”. A continuación, se cita cómo el grupo de inmigrantes que se encontraba en la zona entre las dos últimas vallas es conducido hacia Marruecos por fuerzas marroquíes “que estaban dentro del territorio español” y por guardias civiles por una puerta del doble vallado. El magistrado también advierte que se observa esta misma acción “a este lado de la primera valla y, por lo tanto, en territorio nacional, actuando fuerzas marroquíes incluso con personas heridas”.

Si estos actos se hubieran producido realmente tal y cómo se ven en el DVD entregado en el juzgado “significarían conductas abusivas y lesivas de diversos bienes jurídicamente protegidos por parte de las personas responsables”, indica el magistrado.

Para realizar la investigación propuesta por los querellantes, el juez ha enviado un oficio a la Comandancia de la Guardia Civil para identificar a los agentes que intervinieron en el operativo aquel 18 de junio y para conocer el protocolo y las instrucciones que recibieron y la forma en que se ejecutaron. El juzgado también librará una comisión rogatoria a Marruecos para conocer la identidad de los agentes que entraron en territorio español y la de quienes golpearon al ciudadano extranjero, así como la declaración de los fotoperiodistas testigos del suceso y personados en la causa.

Más información