Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernández dice que una Cataluña separada sería “pasto del yihadismo”

El ministro del Interior afirma que esta comunidad se quedaría sin la protección de las agencias internacionales

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en una foto de archivo. Ampliar foto
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en una foto de archivo. EFE

El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, afirmó hoy ante un amplio auditorio que una Cataluña independiente sería "pasto" del terrorismo islamista y del crimen organizado, porque, separada de España, esta comunidad autónoma quedaría fuera de todos los tratados internacionales y no tendría el "paraguas protector" de las agencias y los servicios de seguridad internacionales.

Fernández Díaz pronunció una conferencia en el Foro ABC, en el Casino de Madrid, al que asistieron, entre otros, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes,  Félix Sanz Roldán, director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), y el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez..

Tras su disertación, en la que habló del terrorismo de ETA, de la inquietante amenaza del yihadismo, fue preguntado qué sucedería si Cataluña se separa de España. "Cataluña va a seguir siendo España. Ha sido, es y será España", proclamó. Y a continuación fue cuando lanzó sus negros presagios de lo que sucedería si esta comunidad autónoma se independiza: será "pasto" del terrorismo yihadista y del crimen organizado.  Según el responsable de Interior, Cataluña quedaría en un "limbo jurídico".

Al mismo tiempo, el ministro se refirió a los disturbios en Barcelona con motivo del intento de derribo, en cumplimiento de una orden judicial, del centro okupa de Can Vies. Tras los incidentes ocurridos por este asunto a comienzos de junio, el alcalde barcelonés, Xavier Trias, de CiU, a paralizar el derribo del edificio. Fernández considera que eso entraña un "precedente peligroso" cuando se plantean problemas sociales y animó al resto de alcaldes y responsables públicos de España a no imitar al alcalde barcelonés.

Según el ministro, ceder a un "chantaje de los violentos" es un "mal negocio" y constituye "pan para hoy y hambre para mañana". Añadió que la solución dada al problema de los okupas de Can Vies traslada a la sociedad que "por la vía de la violencia se pueden conseguir objetivos".

Respecto a la situación de ETA, el ministro dijo que esta organización hoy solo "son sus presos y muy poquito más" y, una vez más, insistió en que se disuelva. A continuación aseguró que la política penitenciaria de dispersión de los reclusos de la banda "se va a mantener".