Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descubierto en Venezuela el etarra De Juana Chaos, huido desde 2010

Una televisión difunde imágenes del fugitivo con su compañera y el hijo de ambos en un centro comercial del Estado de Anzoátegui

El etarra José Ignacio de Juana Chaos, sobre el que pesa una orden internacional de detención (OID) desde 2010, ha sido localizado en Venezuela, donde ha sido captado dentro de un centro comercial del Estado de Anzoátegui, según unas imágenes difundidas este miércoles por Antena 3. Según fuentes policiales españolas, De Juan es "inextraditable" porque solamente está acusado es enaltecimiento del terrorismo, un delito para el que no está prevista la extradición.

Más vídeos en Antena3

Las imágenes fueron captadas sobre las dos de la tarde del domingo 11 de mayo, cuando el etarra iba con su pareja, Irati Aranzabal, y su hijo en el centro comercial Nueva Barcelona, en el Estado de Anzoátegui.

De Juana Chaos, uno de los miembros históricos del comando Madrid de ETA, con el cometió una veintena de asesinatos en los años 80, salió de prisión en 2008 tras una larga huelga de hambre, por la que tuvo que ser ingresado en el hospital.Tras quedar en libertad, se marchó a vivir a Irlanda y se encuentra en paradero desconocido desde marzo de 2010 tras ser reclamado por el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco por un presunto delito de enaltecimiento del terrorismo. De Juana Chaos figura en la lista de terroristas más buscados por el Ministerio del Interior.

Fuentes policiales dan por "seguro" que el etarra está en Venezuela al menos desde el verano de 2012, donde posiblemente entró utilizando documentación falsa, tras haberse marchado de Irlanda y probablemente pasar antes por otros países. A finales de ese año fue visto en la ciudad de Lechería, un municipio de unos 30.000 habitantes ubicado al noreste del Estado de Anzoátegui.

Fuentes policiales aseguran que De Juana es uno de los seis antiguos activistas de ETA que residen en Venezuela y sobre los que recaen órdenes internacionales de detención (OID). "Venezuela debería capturarle, aunque todo apunta a que no lo va a hacer", señaló un experto de la lucha antiterrorista español.