Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una decena de inmigrantes logra saltar la valla de Melilla pese al refuerzo policial

Unos 800 subsaharianos han tratado de atravesar la verja fronteriza

Los 'sin papeles' han sido interceptados por las fuerzas marroquíes y españolas

Un joven recién saltado permanece encaramado durante cuatro horas a una farola

Cuatro horas y media sobre una farola.  El inmigrante de la imagen desde las 7.30 hasta las 12.05 encaramado en una farola tras saltar a Melilla. Cuando ya no pudo más, bajó. Se lesionó una pierna. Está en el CETI.

Unos 800 inmigrantes subsaharianos, divididos en dos grupos, han tratado de saltar la valla fronteriza con Marruecos esta madrugada para alcanzar Melilla, según el cómputo de la Delegación del Gobierno. Solo una decena de ellos ha logrado atravesar la verja, mientras el resto era frenado por las Fuerzas de Seguridad españolas y marroquíes, cuyos efectivos han sido reforzados en las últimas semanas.

El primer grupo, de unas 500 personas, lo ha intentado por la llamada zona de Villa Pilar, cerca del cementerio musulmán. Las fuerzas de seguridad marroquíes han interceptado al grueso de los sin papeles, mientras que los que consiguieron acercarse al perímetro fueron interceptados por la Guardia Civil con refuerzos de la Policía Nacional.

Tras el intento fallido, los inmigrantes se han distribuido en varios grupos más pequeños a lo largo del perímetro fronterizo, y unos 200 de ellos se han dirigido hasta la zona del puesto fronterizo de Beni Enzar, donde también han sido interceptados.

Mientras, otro numeroso grupo de más de un centenar de personas ha vuelto a intentar el salto por la zona de Villa Pilar en tandas de 30 cada vez. También han sido interceptados por las fuerzas españolas. Pequeños grupos de inmigrantes se quedaron subidos a la valla exterior en la zona superior, la de los flejes, en varios puntos del perímetro. Desde allí gritaban "España libertad, libertad" y "bosa, bosa" ("victoria, victoria").

Al mediodía solo quedaba uno encaramado a una farola de las que iluminan el perímetro fronterizo. Un intermediario de la organización Acnur ha tratado de convencerle de que se bajara. Además, las autoridades han enviado una pequeña grúa para facilitarle el descenso. Tras cuatro horas y media, el inmigrante ha bajado por su propio pie. Nada más hacerlo, ha sido atendido en la parte española de la valla por Cruz Roja y su estado físico parece bueno, según fuentes médicas, informa Efe. Posteriormente, ha sido trasladado al hospital y una vez atendido, al CETI

La parte de flejes que corona el vallado se ha deteriorado tanto con el paso del tiempo y las inclemencias meteorológicas que ya no se balancean, como era su misión cuando se instalaron, para impedir el acceso a la valla. Ahora los flejes están estáticos, agarrotados, y sirven de zona de descanso y apoyo en los saltos.

Por eso se van a eliminar, como parte de las obras anunciadas por el Ministerio del Interior, como explicó Jorge Fernández Díaz en su visita a Melilla, porque "ya no cumplen la función para la que están". Aunque las obras se anunciaron por trámite de urgencia, todavía no han comenzado, por lo que la malla antitrepa no está instalada por todo el perímetro.

Durante más de una hora, la Guardia Civil ha ido desplazando a sus efectivos para controlar los distintos focos de acción. Los refuerzos llegados desde la Península por parte de la Guardia civil y la Policía Nacional han hecho posible controlar estos intentos de forma casi simultánea.

De la decena de inmigrantes que lograron superar el control, solo cuatro han llegado en principio al centro de internamiento, según la Delegación. De estos, dos han sufrido contusiones y lesiones leves por las que han sido atendidos en Urgencias del Hospital Comarcal.

Ya el día anterior las fuerzas de seguridad de España y Marruecos abortaron otro intento de entrada de un millar de inmigrantes. Los presidentes de Melilla, Juan José Imbroda, y de Ceuta, Juan Jesús Vivas, pidieron medidas urgentes para paliar la fuerte presión migratoria. "Este es un problema de toda Europa, no solo nuestro".

Más información