Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
debate estado nacion | primera jornada

Rubalcaba esgrime la desigualdad frente al triunfalismo de Rajoy

El líder del PSOE acusa al presidente de utilizar la crisis como coartada. "¿En qué país vive usted?"

Desmontar el tono triunfalista de Mariano Rajoy y vincular el discurso del presidente del Gobierno a los problemas de la España real. Ese era el objetivo de Alfredo Pérez Rubalcaba. Esto es, tratar de demostrar que el “cambio de rumbo” anunciado hoy por el jefe del Ejecutivo esconde un fin ideológico. "Ha hecho usted lo que nunca se atrevió a plantear con la excusa de la crisis. ¿En qué país vive usted?", se ha preguntado en su arranque el líder del PSOE, quien ha descalificado uno de los principales anuncios de Rajoy. En su opinión la introducción de una "tarifa plana", para que los nuevos contratos indefinidos coticen solo 100 euros a la Seguridad Social es una “rectificación” de la reforma laboral que “no servirá de nada”.

"Usted ha traído una rectificación, usted ha tenido 300.000 contratos indefinidos menos en 2013 que en 2012. No va a valer para nada. Le va a pasar lo mismo que con su contrato estrella de despido libre", ha enfatizado, dirigiéndose a la ministra de Trabajo, Fátima Báñez. Rubalcaba ha tratado de colocar al centro del debate el drama de la desigualdad, sorteado por el presidente del Gobierno. "Para millones de españoles las peores cosas están por delante, usted ha tenido opciones, y ha optado por ir contra los más débiles", ha mantenido.

Hoy, desde la perspectiva del Gobierno, no tocaba hablar de los recortes. El Ejecutivo quiere que este debate sobre el estado de la nación suponga un punto de inflexión e inaugure de alguna manera una segunda etapa de la legislatura. El objetivo es aparcar parcialmente los mensajes de austeridad y centrarse en el crecimiento. El propio Mariano Rajoy lo ha resumido durante su intervención con una declaración de intenciones: "Hoy no hablamos de previsiones, hablamos de resultados". Pero precisamente esta intención ha borrado de su discurso casi toda referencia a la educación, la sanidad y la desigualdad. En definitiva, el presidente del Gobierno ha evitado, según denuncia la oposición, los problemas de los más indefensos. En palabras de Rubalcaba, Rajoy ha logrado convertir la legislatura en una "apoteosis de la desigualdad". 

El líder del principal partido de la oposición ha hilado un discurso centrado en las carencias sociales del gobierno del PP. "Usted ha recortado los gastos sociales, ha hecho que los pensionistas paguen por sus medicamentos y usted ha acabado con la justicia gratuita, y eso le llaman ir por el buen camino", ha lamentado el secretario general del PSOE antes de añadir: "¿Sabe por qué, señor Rajoy? Porque son ustedes de derechas. Han sido ustedes coherentes. Han hecho lo que la derecha española siempre quiso hacer, pero nunca se atrevió a hacer". Además, ha calificado de "mayor cacicada de la legislatura" le reforma electoral impulsada por María Dolores de Cospedal en Castilla-La Mancha.

Y esta era la sensación que circulaba en las filas socialistas desde el primer momento. La portavoz del grupo parlamentario, Soraya Rodríguez, ha considerado que el jefe del Ejecutivo "ha derramado satisfacción" proclamando "el éxito" de sus políticas, pero "desconoce las consecuencias" que tienen en la sociedad, en las mareas, en la población. "El presidente no ha dicho la verdad", ha proclamado antes de mostrarse convencida de que Rajoy no se atrevería a repetir el mismo discurso "triunfalista" en una oficina del INEM. El PSOE cuestiona los anuncios económicos del presidente y rechaza su discurso sobre la corrupción y la regeneración democrática. En relación con la tarifa plana para las cotizaciones a la seguridad social de nuevos contratos indefinidos, Soraya Rodríguez ha considerado en declaraciones a los periodistas que parecen un intento de "reformar la reforma laboral" cuando, "son tantos los estímulos al despido que hace esa reforma, que no permite arreglos, sino su retirada".

Por su parte, Rubalcaba ha ampliado su enmienda al Gobierno en lo que respecta a las libertades. Ha rechazado la ley de seguridad ciudadana, la ley del aborto y la política de inmigración del departamento que dirige Jorge Fernández Díaz. Y, más de un año después del estallido del caso Bárcenas, ha lamentado que Rajoy no haya resuelto la "crisis política" que afecta a su partido. "Cada semana llegan desde la Audiencia Nacional noticias que demuestran que usted nos mintió en esta cámara", ha subrayado en referencia a la comparecencia extraordinaria del presidente para informar sobre el escándalo del extesorero. Pero el líder del PSOE ha ido más allá en su acusación: "Usted se ha financiado ilegalmente durante veinte años".

Desde el Grupo de la Izquierda Plural, el portavoz José Luis Centella ha lamentado la "sobreactuación" del presidente y le ha reprochado el haberse olvidado de las personas desahuciadas, de la ley del aborto, de la reforma energética y de la polémica ley Wert. "La España real ha estado ausente", ha dicho. "El Gobierno no tiene alternativa y promete crecimiento para unos pocos, pero la mayoría de los ciudadanos tendrán que esperar".

En una línea parecida se ha pronunciado Rosa Díez, quien ha considerado que Rajoy ha infravalorado su responsabilidad y sobredimensionado su papel en la salida de la crisis. Aitor Esteban, portavoz del PNV, ha rechazado la "autocomplacencia" del líder del PP y que se haya colocado como "un míster Proper" en la lucha contra la corrupción.

Más información