Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Dicen que el petróleo trae riqueza, pero miren a Nigeria o a Venezuela”

El presidente de Canarias plantea una consulta sobre prospecciones petrolíferas en el Archipiélago

Paulino Rivero, presidente de Canarias. Ampliar foto
Paulino Rivero, presidente de Canarias.

Paulino Rivero (Tenerife, 1952) mantiene un descarnado pulso con el que fue su número dosal frente del Gobierno de Canarias. El presidente autonómico, de Coalición Canaria, viajó la semana pasada a Madrid para almorzar con su antiguo aliado, el ministro de Industria, José Manuel Soria. Sobre la mesa, un objetivo: convocar una consulta sobre la instalación en el Archipiélago de las prospecciones petrolíferas autorizadas por el Gobierno.

Pregunta. Pretende convocar un referéndum como Artur Mas. ¿Hasta dónde quiere llegar?

Respuesta. Depende del Gobierno. La competencia para autorizar la consulta la tiene el Ejecutivo y nosotros esperamos que sea autorizada. Estamos siguiendo el procedimiento que marcan las normas. Hemos planteado una consulta sobre un tema de trascendencia política, económica, social y medioambiental.

P. No parece que les vayan a dejar. ¿Cómo valora la disposición del Gobierno?

R. El Gobierno español piensa una cosa y el Gobierno de Canarias piensa otra. Hay discrepancia en la sociedad, hay discrepancia en la comunidad científica y, ante una situación de esta naturaleza, para un asunto tan importante para el Archipiélago nos parece razonable escuchar la voz del pueblo. Nuestra economía se sustenta en la naturaleza, por tanto, cualquier actividad que pueda dañarla es perjudicial para nuestro pueblo. La posición del Gobierno de Canarias es la protección de nuestro futuro en contra de la posición del Gobierno de España, que en este momento es beneficiar a una multinacional.

P. Cataluña también está planteando un referéndum.

R. A mí no me gusta que coincidan en el tiempo, aunque el debate de Canarias no tiene nada ver con el de Cataluña. La política está en horas bajas, la ciudadanía quiere que se la escuche y no hay muchos asuntos relevantes como este que justifiquen una consulta al pueblo.

P. El Gobierno recurrirá la ley turística de Canarias.

R. Esa ley sirve para mejorar y apuntalar la competitividad del sector turístico, renovando lo que hicimos hace 25 y 30 años. Se trata de reactivar el sector de la construcción fomentando la rehabilitación. Diez entidades financieras han firmado acuerdos para apoyar este plan. Contamos ya con 1.850 millones de euros.

P. ¿Va a ser este su plan para hacer frente al paro (33%)?

R. Aunque mejoremos de forma significativa las variables macroeconómicas, la situación del paro en Canarias en los próximos cinco años va a seguir siendo dramática. Mientras no reactivemos la construcción, y en los próximos cinco años va a ser inviable porque hay más de un millón de pisos vacíos, hay que buscar una idea imaginativa que ponga en marcha este sector. Es un plan renove del turismo. Si permitimos construir nuevos hoteles estaremos retrasando el objetivo.

P. Pero el Ejecutivo se opone.

No me gusta que la consulta que planteamos coincida con la de Mas

R. Esperemos que nos entiendan. La clave de nuestro futuro es la limitación en el uso del territorio. No podemos especular de nuevo con la construcción, o hacerlo con el petróleo. Se nos intenta vender que el petróleo es la panacea de la riqueza de los pueblos. Miren a Nigeria, miren a México, miren a Venezuela, Argentina, a Guinea, y a ver si el petróleo es la riqueza del pueblo o la riqueza para unos pocos.

P. ¿Su relación con Soria sigue siendo tan mala?

R. No tengo ningún problema con él. Otra cosa es que comparta sus decisiones políticas, equivocadas para los intereses de Canarias. Entiendo que sea un ministro de España, pero un ministro que conozca los problemas de Canarias debería hacerlos valer con más contundencia.

P. ¿Cuál es su modelo de financiación?

R. Cada canario está recibiendo 387 euros per cápita menos que en la media de España. Si apostamos por un desarrollo solidario del Estado, apostamos que per cápita se reciba aproximadamente la misma cantidad en cualquier parte del Estado español.

P. ¿Qué opina de la actuación de la Guardia Civil en Ceuta?

R. El drama para España es que en política de inmigración no haya acuerdo entre los principales partidos. Que esta sea una materia de arma arrojadiza de unos a otros.

PP y PSOE deben

pactar una

política de Estado

en inmigración

P. Pero, ¿qué opina? ¿Cuál es su postura?

R. En mi opinión debe haber una política de Estado en materia de inmigración.

P. ¿Y con respecto a Ceuta?

R. Los flujos de inmigración tienen que ser controlados. Está demostrado que la mejor política para hacerle frente a la inmigración clandestina no es la represión, sino la cooperación.

P. ¿Se opone a las llamadas políticas disuasorias?

R. Las políticas disuasorias son importantes, pero más importantes son las humanitarias. Insisto en una política de consenso. Y que se vuelque la UE si queremos evitar el drama humano que se está produciendo y que se produjo en su momento en Canarias, cuando el Atlántico se convirtió en un cementerio. Ahora está ocurriendo en el norte de África, pero puede volver a Canarias; hay que prestarle mucha atención.