Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esperanza Aguirre: “López Viejo no era en absoluto de mi total confianza”

"Yo no prohibí nada", asegura la expresidenta sobre el final de la contratación con la red Gürtel

"Francisco Correa me ponía a escurrir", asegura en su declaración como testigo

Aguirre se encara con un manifestante tras concluir su declaración. "¿Y a usted quién le paga?", pregunta la expresidenta madrileña. CARLOS ROSILLO / ATLAS

Esperanza Aguirre se desvinculó totalmente del exconsejero de Deportes Alberto López Viejo, imputado en el caso Gürtel, el hombre que encargó todos los eventos de la Comunidad de Madrid a las empresas de Francisco Correa a cambio de una supuesta mordida del 10%. La expresidenta madrileña, durante su declaración como testigo ante el juez Pablo Ruz, rechazó casi que tuviera trato directo y cordial con López Viejo, quien siempre apareció, si no como su mano derecha, si como uno de los hombres de Aguirre: "No era en absoluto hombre de mi total confianza". Aguirre aseguró no tener ni idea de cómo se contrataban los actos a los que asistía, afirmó que creyó a pie juntillas al exconsejero (que no era de su confianza) cuando este le negó su relación con el grupo Correa y se despachó sobre el propio Francisco Correa: "No lo he visto en mi vida, salvo en fotografía después del auto de febrero de 2009 [de Baltasar Garzón, que hizo estallar el caso]. En las grabaciones que se entregaron al juez Garzón el señor Correa me ponía a escurrir".

La declaración de Esperanza Aguirre de este martes está contenida en un documento de 48 páginas, al que ha tenido acceso EL PAÍS. Son casi 300 preguntas, aunque un enorme número de ellas las despacha el propio juez como impertinentes, y otro gran número las contesta la expresidenta con "no lo sé", "ya he contestado", "me remito a lo anterior" o con el mismo monosílabo: "No".

Aguirre tomó distancia con López Viejo, de quien llegó a decir que no lo nombró viceconsejero de Presidencia ("lo nombró el Consejo de Gobierno") y que de quien dependía era de su entonces número 2, Ignacio González, hoy presidente autonómico. Tampoco hizo nada para incorporarlo a las listas de las elecciones de octubre de 2003: "Yo no puse a López Viejo en la lista. Yo no lo incorporé". Fue diputado de su grupo en la Asamblea de Madrid, viceconsejero de presidencia y consejero de Deportes del Gobierno Aguirre, pese a a no ser de su total confianza.

La expresidenta afirma que "nunca" despachó con él la organización de ningún acto. A la pregunta de por qué se dirigió a López Viejo para que le aclarase si el grupo Correa se estaba llevando todos los contratos de eventos de la Comunidad y para que no se contratase más con ellos responde: "Yo no prohibí nada (...) llamé a mi despacho a López Viejo y le pregunté '¿es esto cierto?' y él respondió: 'No, presidenta. Muy al principio de llegar aquí se les encargó algo , pero ya no se les encarga nada. Ahora se les encargan los actos a....' y me da una serie de nombres". La pregunta versaba sobre una información de Interviú sobre las "amistades peligrosas" del PP que se estaban llevado los contratos de las administraciones gobernadas por el PP.

Aguirre relata una reunión en el despacho de Mariano Rajoy en la sede del PP, cuando este ya era presidente, en la que estaba en entonces tesorero popular, Álvaro Lapuerta. Este le advirtió, ya a finales de 2004, de la venta a precio tasado de parcelas municipales en Majadahonda y Arganda del Rey. Lapuerta intentaba que se impidiera la venta por esa modalidad "para impedir que los respectivos ayuntamientos sufrieran una pérdida patrimonial importante". Los dos alcaldes, también imputados en Gürtel, le dijeron que todo era legal. Y se lo creyó. De lo que no se acuerda es de si en esa reunión estaba Luis Bárcenas, aunque este asegura que allí estuvo.

Lo que la expresidenta intentó dejar claro en todo momento es que ella no se encargaba de absolutamente nada que tuviera que ver con la organización de un evento: "No. Yo en los actos a que asistía me ocupaba de preparar las palabras que tenía que pronunciar, enterarme de las personas que iban a asistir, saber qué otras personas intervenían, estudiar la situación social y política del municipio, distrito o barrio donde tenía lugar el acto, estudiar a fondo el tema del acto en sí (educación, sanidad, justicia, transportes, servicios sociales, etc) para poder responder a las preguntas de los periodistas o a las quejas o propuestas del los vecinos. No me ocupaba de quién ponía la iluminación, el sonido para que pudieran enchufar las radios y televisiones, las sillas, las traseras, los atriles, etc. No creo que ningún presidente de empresa, alcalde, ministro o presidente autonómico sepa quién es el encargado de poner megafonía en sus actos". Iba, hablaba y ya está.

Así fue la reunión de Rajoy, Lapuerta y Aguirre en 2004

Esperanza Aguirre detalla en su declaración la reunión que mantuvo a finales de 2004 en el despacho de Mariano Rajoy con este y el entonces tesorero del PP, Álvaro Lapuerta. La propia Aguirre se lo cuenta de esta manera a Pablo Ruz:

"A finales del año 2004, cuando yo acababa de ser elegida presidenta del PP de Madrid, el entonces Tesorero Nacional, Álvaro Lapuerta me cita en la sede del Partido. Y en el despacho de su Presidente, Mariano Rajoy, y en su presencia, me advierte de que en dos municipios de la Comunidad de Madrid, Majadahonda y Arganda del Rey, sus respectivos ayuntamientos pretenden vender unas parcelas edificables a un precio tasado. La Ley había cambiado. Y las enajenaciones de patrimonio público, que hasta entonces debían hacerse por subasta, con intención de impedir que subiera el precio de la vivienda se obligaba ahora a que se hicieran por concurso, permitiéndose el precio tasado, es decir, que el pr ecio no contara en la adjudicación. Creo recordar que el Tesorero me hace entrega de las fotocopias del BOCAM donde figuraban las convocatorias de los dos concursos. La advertencia del Tesorero iba en la dirección de tratar de impedir que los respectivos ayuntamientos sufrieran una pérdida patrimonial importante, puesto que, al parecer, el precio tasado era muy inferior al precio de mercado. Y creo recordar que me advirtió también de que podría haber impugnaciones de los licitadores porque los criterios de adjudicación pudieran no ser suficientemente objetivos. Inmediatamente llamé a los alcaldes de ambos ayuntamientos. Primero al alcalde de Arganda, Ginés López, quien me dijo que la parcela ya estaba adjudicada, a precio tasado, que el procedimiento era absolutamente legal y que se había hecho por unanimidad de todos los grupos políticos. Esto último resultó ser falso, pero es lo que me dijo. Por indicación del Alcalde llamé también a Benjamín Martín Vasco que era el jefe de la empresa de suelo de Arganda, quien me dijo exactamente lo mismo.

(...) A mi me llamó Álvaro Lapuerta, no recuerdo si estaba presente Bárcenas pero es posible. El que habló fue Álvaro Lapuerta. La información me la trasladan a mi como presidenta del PP de Madrid".

Más información