Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

16 detenidos y 27 denunciados en el paro de barrenderos y jardineros

El Cuerpo Nacional de Policía vigila las concesionarias en la huelga de limpieza de Madrid

Ampliar foto
Un grupo de trabajadores de limpieza, escoltados por la Policía Municipal, cerca de la Plaza Mayor.

El Ejército no intervendrá en la huelga de limpieza de Madrid, como han solicitado miles de internautas en una propuesta lanzada desde la red. Pero la protesta que cumple hoy su noveno día en la capital sí ha movilizado tanto a efectivos de la Policía Municipal, centrados en escoltar a los barrenderos y jardineros que están destinados a cumplir los servicios mínimos, como a agentes del Cuerpo Nacional de Policía.

Según datos de la Delegación del Gobierno, se estableció un dispositivo de agentes nacionales “las 24 horas del día” en el arranque del conflicto y se han destinado patrullas específicas para vigilar los centros de trabajo y proteger la salida de vehículos y de personal.

En los primeros ocho días de huelga, han sido detenidas 16 personas, de las que ocho no eran ni barrenderos ni jardineros. Los últimos tres apresados lo fueron en la noche del lunes al martes pasado. Son tres trabajadores a los que se les acusa de desórdenes públicos y coacción por quemar contenedores y tratar de evitar el paso de otros empleados en uno de los cantones (centros de trabajo) del distrito madrileño de Carabanchel, según informó la Jefatura Superior de Policía. Quedaron en libertad con cargos tras prestar declaración. En estos primeros ocho días, los agentes han identificado a 238 personas, de las que 27 fueron denunciadas.

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González (PP), pidió ayer “más contundencia” de la policía con los piquetes que desperdigan la basura por las calles y que han impedido el cumplimiento de los servicios mínimos desde el primer día, según las estimaciones facilitadas por el Ayuntamiento.

Horas después, la Delegación de Gobierno ofreció un balance de las actividades asumidas hasta ahora por la Jefatura Superior de Policía. Desde que arrancó la huelga hay un grupo de la Unidad de Intervención Policial (UIP, los antidisturbios) destinado a la vigilancia en turnos de mañana y tarde y dos grupos de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) para el turno de noche.

Ayer fueron agredidos 11 operarios de los servicios mínimos, a los que les rompieron las ropas de trabajo “dejándolos semidesnudos”, según informó el portavoz de las empresas de limpieza en una nota sobre las incidencias. No pudieron hacer su trabajo y la concesionaria decidió no entregar más ropa “por miedo a que la destruyan”. El Ayuntamiento de Madrid cuantifica más de 216.000 euros en daños entre contenedores quemados, papeleras destrozadas y otros materiales.