Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido el miembro de Segi protegido en Pamplona por un ‘muro humano’

La policía rompió el cordón de ciudadanos que trataba de evitar el arresto en Pamplona

 Vídeo: Atlas / Foto: Jesús Diges (EFE)

La Policía Nacional ha detenido esta madrugada a Luis Goñi, condenado a seis años de cárcel por su pertenencia a Segi, y que permanecía en la plaza de la Navarrería de Pamplona protegido por un "muro popular" de una 200 personas, informa Efe. Los jóvenes que trataban de evitar el arresto pertenecen a la iniciativa Herri Harresia (muro popular, en euskera), surgida hace varios meses. Fuentes del Ministerio del Interior y de la Delegación del Gobierno en Navarra han informado de los agentes apresaron al joven navarro sobre la 1.30 en una intervención rápida que no dejó mayores incidentes ni más detenciones.

Goñi se encontraba en paradero desconocido desde que a finales del mes de julio el Tribunal Supremo confirmara la condena de seis años de cárcel dictada por la Audiencia Nacional. El Supremo también ratificó la pena para Xabier Sagardoi, que se encontraba igualmente escondido pero que fue detenido el pasado 29 de septiembre en la localidad navarra de Sorlada. Goñi anunció a través de un vídeo la pasada semana su decisión de reaparecer en la marcha que la izquierda abertzale celebró este domingo en Pamplona a favor de la “desobediencia civil no violenta”.

Desde primeras horas de la mañana, el centro de la ciudad y los alrededores de Barañain, la localidad donde está empadronado Goñi, estaban rodeados de una fuerte presencia policial. La delegada del Gobierno en Navarra, Carmen Alba, había advertido que detendrían a Goñi “antes, después o durante la manifestación”. El joven apareció rodeado por varias decenas de personas sobre las 14.30 en la Plaza de la Navarrería, poco después de que finalizara la manifestación que había recorrido las calles de Pamplona y que terminaba en la Plaza del Castillo, a unos 300 metros de donde se instaló el “muro popular” que pretendía evitar su arresto.

Durante toda la tarde, en la zona se ha mezclado la reivindicación con el ambiente festivo. Mientras parte de los congregados gritaban a favor de la libertad de Goñi, otros alternaban la sentada en el centro de la plaza con consumiciones en los bares, en una zona muy concurrida durante los fines de semana.

Más información