Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere un joven español al caer de una roca de 600 metros en Noruega

La víctima era Diego García Calleja, de Valladolid, estudiante de ingeniería

Roca Pulpito en Noruega, en la región de Stavanger.

Un joven estudiante español falleció el pasado martes al caerse de la cima del Preikestolen (El Púlpito), una formación rocosa a más de 600 metros de altura en el sur de Noruega y que es una popular atracción turística situada en el fiordo de Lyse, en la región de Rogaland.Diego García Calleja, natural de Valladolid, había viajado hasta allí con otras dos personas que conoció en la localidad de Stavanger, según ha confirmado Odd-Bjørn Næss, jefe de distrito policial, al periódico Aftenbladet.

Cuando la víctima y sus dos amigos iban a abandonar la zona del accidente, este regresó a la cima para sacar probablemente más fotos, y poco después sus compañeros oyeron un grito, aunque no pudieron ver nada, según informa el diario local Strandbuen. A continuación, avisaron a la policía, que envió un helicóptero a la zona. Por problemas de visibilidad, el cadáver no fue encontrado hasta el miércoles, tras lo que fue trasladado al Hospital Universitario de Stavanger, donde se le realizó la autopsia.

La víctima, Diego García Calleja, en una imagen de Facebook.

La víctima era un estudiante de ingeniería de telecomunicaciones en la Universidad de Valladolid, y previamente había pasado por el colegio Compañía de María. En su currículum se definía como un joven que disfrutaba formando parte de equipos internacionales y aseguraba que le gustaría trabajar en el extranjero. "Sé que no tengo experiencia suficiente porque todavía no he trabajado para una empresa", detallaba en inglés, "pero como persona que ama viajar, he desarrollado una apertura de miras que me permite pensar de otra manera, y como antiguo estudiante Erasmus, tengo la habilidad de desenvolverme en ambientes internacionales".

García Calleja había estudiado la beca Erasmus en la universidad de Aarhus, (Dinamarca) entre octubre de 2012 y julio de 2013, cuando había terminado su carrera. Además dominaba el inglés y el francés, y estaba aprendiendo ruso. Entre sus aficiones incluía viajar (había visitado 27 países de cuatro continentes), el culturismo y la lectura.

El joven había participado en los últimos meses en la organización de la final del campeonato europeo de ingeniería organizado por la Oficina de Estudiantes Europeos de Tecnologías (BEST en sus siglas en inglés), en la que 120 ingenieros son seleccionados por su creatividad entre más de 5.000 participantes. En las últimas semanas se había embarcado en un viaje que le había llevado a Rumanía, Bulgaria, Grecia y, en último término, a Noruega.

El portavoz policial Næss ha señalado que es el primer caso conocido de una persona que cae de lo alto de esta roca. "Lo que ha ocurrido es una tragedia, pero es algo que contábamos con que iba a pasar un día", ha declarado a la televisión pública NRK Kjell Helle Olsen, ex jefe de la Asociación de Turismo de Stavanger.

Cada año visitan El Púlpito unas 200.000 personas, lo que ha generado un debate sobre las medidas de seguridad en la zona y sobre si sería necesario instalar barreras de seguridad en este monumento natural. Los turistas que lo visitan suelen mantenerse a una cierta distancia del borde y los más atrevidos optan por acercarse al precipicio avanzando sentados o incluso reptando por el suelo, dado que no hay ninguna medida de protección.

Una portavoz del Ministerio español de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha señalado que la cónsul en Oslo se mantiene en contacto con la familia del fallecido para ayudarle con los trámites de repatriación del cadáver.