Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ana Mato: “Sería insensato e irresponsable rechazar Eurovegas”

Los socialistas consideran que no es posible proteger la salud y abrir la mano con el tabaco

No es posible compatibilizar el derecho a la salud, y por tanto, no bajar la guardia en la prohibición de fumar en lugares cerrados, con la promoción del empleo que es la justificación para la posible aprobación del proyecto de Eurovegas en Madrid. Esta es la conclusión inapelable del PSOE como se pone de manifiesto en la bronca de los socialistas madrileños también trasladada al Grupo Socialista del Congreso.

“El proyecto de Eurovegas se basa en el juego, en la prostitución y en el blanqueo de dinero negro, por lo que no caiga en el argumento de crear empleo”, ha dicho en sesión de control al Gobierno el diputado socialista José Martínez Olmos a la titular de Sanidad, Ana Mato. Esta ha considerado “insensato e irresponsable” rechazar el proyecto del promotor norteamericano Adelson “sin estudiarlo”, aunque “la defensa de la salud” es la prioridad del Gobierno. “Deje su puesto, es usted la peor ministra de Sanidad de la democracia”, la han replicado los socialistas.

No hay una respuesta clara ni decidida sobre si el Gobierno de España va a atender las peticiones del Gobierno de la Comunidad de Madrid, del PP, sobre las exigencias del promotor norteamericano para instalar ese conjunto de juego y ocio en Madrid. Entre ellos, que se pueda fumar en ese complejo.

La ministra ha reiterado lo ya conocido: "Creo que es de sentido común, la salud es lo primero, y, a partir de ahí, todas las políticas de mi Gobierno están enfocadas al crecimiento económico y a la creación de empleo". No es posible, ha insistido Martínez Olmos. “Estamos ante un pulso de un promotor al Gobierno para cambiar la legislación sobre el juego y la legislación fiscal en beneficio propio”.

Eurovegas, pero no solo, ha ocupado el control a la ministra de Sanidad. El anuncio de que tendrá que abonarse cuatro euros por los medicamentos que se dispensan en los hospitales, por enfermedades graves, ha movido a la responsable federal de Sanidad del PSOE, Trinidad Jiménez, a preguntar a la ministra hasta cuándo “van a seguir castigando a los enfermos crónicos y a los pensionistas con el copago?”. La ministra ha tenido examen general de su departamento, ya que la diputada socialista por Madrid Delia Blanco, ha pedido la marcha atrás definitiva de la privatización sanitaria.

Diálogo de sordos entre el Grupo Socialista con el ministro de Educación, José Ignacio Wert, a través de la número dos del PSOE, Elena Valenciano y el portavoz de Educación, Mario Bedera, a propósito de las becas y de la futura ley, la LOMCE, cada vez más cerca. Como broche al control del Gobierno, las pensiones, a cargo de Joan Coscubiela de ICV y Valeriano Gómez del Grupo Socialista, frente a la ministra de Empleo, Fátima Báñez. Este último ha dejado en la Cámara la siguiente frase: “Ustedes prometen a los pensionistas que lo que pierdan en esta vida lo recuperarán ¿cuándo, en la otra vida?, porque se habrán muerto”."Ya, pero el PSOE congeló las pensiones", ha respondido sin desmayo una y otra vez la ministra. "Una cosa es congelar y otra es impedir que jamás se recupere el poder adquisitivo", han insistido Coscubiela y Gómez.

“No diga usted tantas sandeces, señora ministra”. Esta expresión del socialista Valeriano Gómez ha provocado que la vicepresidenta del Congreso, Celia Villalobos, le pidiera – “Usted es una persona muy correcta", ha indicado – que cambiara esa palabra. Gómez ha cambiado "sandeces" por “inconveniencias”.