Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas busca apoyo para negociar con Rajoy sin desairar a ERC

CiU prefiere exhibir unidad con el PSC para forzar al Gobierno a negociar

Ampliar foto
Artur Mas y Oriol Junqueras, en un acto reciente.

Esquerra Republicana quiere pasar a la acción con el plan soberanista catalán antes de que el vigor independentista de la Diada se desinfle por las advertencias de la Comisión Europea y la difusa oferta de diálogo de Mariano Rajoy. El presidente catalán, Artur Mas, tendrá que decidir en el debate de política general que comienza este miércoles si cede a las peticiones de sus socios o si pone el acento en buscar una amplia mayoría política en defensa del “derecho a decidir” que le permita acudir en mejores condiciones a la negociación con Rajoy. En las filas convergentes se inclinan por lo segundo, pero dan por hecho que CiU también tendrán que escenificar con Esquerra Republicana algún tipo de paso adelante respecto a la consulta.

El objetivo principal de Mas es que el Parlament apruebe con una mayoría cercana al 80% la petición de abrir un diálogo con el Gobierno central sobre la consulta. La base del documento que están negociando todos los partidos excepto el PP y Ciutadans es el manifiesto presentado la semana pasada surgido del llamado Pacto Nacional por el Derecho a Decidir, que engloba a decenas de entidades, agentes sociales y partidos. El documento no habla directamente ni de la consulta ni pone ninguna fecha para celebrarla, pero deja claro que Cataluña como “nación” tiene “derecho a decidir”. Si no hay cambios de última hora, el PSC dará su apoyo a este texto. También lo harán Iniciativa per Catalunya, ERC y la CUP, con lo que Mas podrá presumir de una mayoría de más de 100 diputados a favor de esta causa de un total de 135.

Pero ERC quiere ir más allá. Lo dejó claro ayer el líder republicano Oriol Junqueras, quien desde hace semanas mantiene una frenética actividad sobre el terreno en feudos de Convergència. Junqueras insistió desde les Borges Blanques (Lleida) que hay que fijar una pregunta “clara” para la consulta y una fecha “próxima” para celebrarla. Después de esto, ERC podría entrar en el Gobierno catalán para “apoyar” el proceso, dijo. CiU insiste en que la pregunta y la fecha se fijarán a finales de año, y se resiste a quemar este cartucho ahora, justo cuando los sectores más moderados del partido están a la espera de si el diálogo con Rajoy da algún tipo de fruto.

La otra prioridad para Artur Mas en el debate es salir al paso de las advertencias lanzadas por la Comisión Europea de que la independencia dejará Cataluña en una situación de aislamiento. CDC ha tenido que modificar su argumentario los últimos días. Si hasta hace pocas semanas los nacionalistas aseguraban que Cataluña se mantendría dentro de la Unión Europea pase lo que pase, ahora ya solo dan por hecho que se quedará dentro de la zona euro.