Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las obras del Congreso de los Diputados sellan tiros del 23-F

Unas goteras dentro del hemiciclo retrasan dos horas el comienzo del pleno

Unos minutos intensos de lluvia sobre Madrid han ocasionado más problemas de los que nadie en el Congreso de los Diputados pudo imaginar. El Pleno de la Cámara no pudo empezar a las nueve de la mañana porque una cascada de agua penetraba a esa hora por la techumbre de la tribuna de prensa del Congreso y de ahí las aguas seguían su camino natural hacia abajo, directamente a los escaños de Izquierda Plural y algunos del PSOE. Dos horas de aplazamiento se necesitaron para evitar que el agua siguiera cayendo. Todos pensaron de inmediato en las obras que se desarrollan en el Congreso desde el pasado diciembre y que finalizarán el próximo mes de noviembre.

Pasadas las horas el incidente tuvo otra derivación porque un grupo de informadores reparó a primeras horas de la noche en que algunos de los disparos del los guardias civiles que siguieron al golpista Antonio Tejero el 23 de febrero de 1981 habían desaparecido del techo de la tribuna de prensa.

ampliar foto
Diputados del grupo popular observan los chorros de agua.

Las fuentes oficiales parlamentarias consultadas aseguraron que la instrucción de dejar para siempre las huellas del intento golpista se mantiene inalterable. Hoy se investigará. No obstante, esas mismas fuentes señalan que la arquitecta que lleva la obra asegura que ningún disparo se ha sellado. Las fotografías y grabaciones que existen del tramo del techo que ahora aparece alisado muestran con nitidez que allí hubo tiros.

El Registro Mercantil, cerrado por inundación

El Registro Mercantil de Madrid, situado en el número 44 del Paseo de la Castellana, ha sido desalojado este miércoles por motivo de una inundación y no abrirá al público los días 11, 12 y 13 de septiembre.

Los trabajadores han abandonado el edificio a las 10.30 horas, según han indicado a Efe fuentes del Registro, que no han podido indicar si se han estropeado documentos a causa del agua.

"Es muy prematuro hacer esa valoración", ha indicado una trabajadora consultada sobre este extremo. Tras el desalojo, la página web del Registro muestra una resolución por la que se dispone que no abrirá al público entre este miércoles y el próximo viernes.

Al tiempo, la constructora Dragados quiso dejar a salvo su reputación. “Dragados quiere precisar que la inundación en la tribuna de prensa del Hemiciclo del Congreso y las filtraciones de la cubierta, a consecuencia de una importante tromba de agua, justo al comienzo de la sesión plenaria, se han producido con independencia de las obras que se están llevando a cabo, tal y como confirma el informe elaborado por el servicio técnico del Congreso. Las filtraciones de agua en el interior de la cámara han tenido lugar como consecuencia del taponamiento de varios desagües antiguos embutidos en las paredes del edificio y no tiene nada que ver por tanto con la obra de remodelación en ejecución”.

Durante las dos horas de interrupción del pleno la distensión dominó el ambiente en el Congreso y se repitió el chiste fácil entre los diputados de que “el Congreso hace aguas”. Algunos resaltaron la mala suerte de que en la tribuna de invitados estuviera una delegación de parlamentarios japoneses que vivieron todo el episodio. “Podían haber sido de cualquier otro lugar del mundo pero no de Japón”, comentaba un diputado a sus compañeros con el recuerdo vivo de la elección de Tokio para los juegos olímpicos.

Más información