Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las secretarias de Bárcenas y Lapuerta destruyeron sus agendas

El PSOE presenta una proposición para que Rajoy tenga que comparecer de nuevo por el caso

La secretaria de Bárcenas, Estrella Domínguez, a la salida de la Audiencia Nacional. FOTO: KIKE PARA / VÍDEO: ATLAS

Las secretarias de los extesoreros del PP Álvaro Lapuerta y Luis Bárcenas reconocieron este martes ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz que se deshicieron de las agendas de sus jefes después de que estos dejaran el cargo. Estrella Domínguez, asistente de Bárcenas, afirmó que tiró el pasado diciembre los dietarios en los que apuntaba todas las citas, actos y actividades de su jefe, después de que este se desvinculara del partido, ya que, según ella, los datos contenidos en ellos ya no tenían interés para su trabajo. La secretaria de Lapuerta, Rosa María López Merinero, fue más lejos y reconoció que “destruyó” las agendas de su jefe, según fuentes presentes en el interrogatorio.

Ambas aseguran haber eliminado los dietarios por “propia iniciativa”

La destrucción de estas posibles pruebas del caso de los papeles de Bárcenas sobre la financiación irregular del PP se une a la eliminación y borrado de los discos duros de los ordenadores de Bárcenas custodiados en la sede central del PP de la calle de Génova 13 de Madrid, y la destrucción de los libros de entrada al edificio. En el primer caso, el partido conservador se escudó en sus protocolos de seguridad internos, y en el segundo en la Ley de Protección de Datos. Las acusaciones populares han pedido al juez Ruz que investigue las circunstancias de la eliminación de los soportes informáticos ante la sospecha de un posible delito de obstrucción a la justicia por destrucción de pruebas.

Ambas secretarias aseguraron al juez que destruyeron las agendas por propia iniciativa y sin recibir orden o consigna alguna en ese sentido de los dirigentes del PP. Estrella Domínguez, vinculada al partido desde antes de la fundación de Alianza Popular y asistente de Bárcenas durante 18 años, reconoció que tiró los dietarios de su jefe a finales de 2012, coincidiendo con el proceso de desvinculación definitiva del extesorero de la formación conservadora. Según varios de los letrados presentes en el interrogatorio, Domínguez justificó la eliminación física de estas posibles pruebas judiciales en que los datos consignados en las citadas agendas no le servían a ella ya para su propio trabajo.

Preguntadas por el abogado de Bárcenas, Javier Gómez de Liaño, la secretaria admitió que en el año 2009, tras estallar el caso Gürtel de corrupción en el PP, su superior le pidió que sacara las agendas y las custodiara fuera de la sede popular de Génova 13. Bárcenasya le había pedido al entonces gerente, Cristóbal Páez, que se llevara a su casa parte de la contabilidad secreta que confeccionó entre 1990 y 2008. El propio Páez contó al juez el pasado 12 de agosto que Bárcenas temía un posible registro policial en las oficinas del PP.

La secretaria obedeció. En 2011, Bárcenas, apartado nominalmente de la tesorería pero disfrutando del sueldo y de todas las prebendas del cargo, pidió a Estrella Domínguez que le entregara sus agendas. Antes de devolvérselas, el extesorero supuestamente realizó una fotocopia de los dietarios. Ayer, Gómez de Liaño mostró al menos un folio de estas agendas a la secretaria durante la declaración.

Gómez de Liaño mostró a Domínguez una serie de mensajes de móvil que la secretaria cruzó con Rosalía Iglesias, la esposa del extesorero, la víspera de la última declaración de este, el pasado 15 de julio. Bárcenas, que llevaba dos semanas en prisión, parecía decidido a admitir la existencia de una contabilidad irregular en el PP, y necesitaba recabar documentación que lo acreditara. Iglesias pidió en los SMS a Estrella Domínguez que le entregara las agendas de su esposo. Esta le replicó que no era posible, ya que los dietarios estaban custodiados en el PP y ella ya no los tenía en su poder. Estas excusas no coinciden con la versión ofrecida al juez de que ella había decidido tirar las agendas a finales de 2012.

Los peritos afirman que el ‘pen-drive’ con la contabilidad b no ha sido manipulado

La destrucción de los distintos medios de prueba del caso de los papeles de Bárcenas centró gran parte de las más de siete horas ininterrumpidas de comparecencias que Ruz llevó a cabo este martes. Los peritos de la unidad de Informática Forense del Cuerpo Nacional de Policía encargados de analizar los distintos soportes informáticos utilizados por Bárcenas informaron al magistrado de que uno de los discos de los ordenadores del extesorero —el MacBook Pro— había sido formateado el pasado 3 de julio, seis días después del ingreso en prisión de Bárcenas. El PP aseguró que la operación se produjo cuando la máquina estaba ya siendo utilizado por otro empleado del partido.

Los peritos ratificaron que el lápiz de memoria (pen drive) que entregó el tesorero del PP Luis Bárcenas al juez el pasado 15 de julio, y que contiene archivos con la contabilidad secreta del PP entre 1993 y 1996, no ha sido manipulado. Según los expertos, el formato de los archivos corresponde con la versión del programa Excel y el sistema operativo vigente en la fecha en que fueron creados los ficheros.